Regulación de criptomonedas en Suiza

Normativa sobre criptografía en Suiza

La prestación de servicios de cambio y custodia de criptomonedas en Suiza es legal y está regulada por la SFTA y FINMA. En Suiza, los servicios de intercambio y custodia de criptomonedas y las monedas virtuales se clasifican como activos o bienes. El intercambio es legal y, en función de la naturaleza de los activos y la protección de los inversores, el país ha adoptado una postura progresista en la Normativa sobre criptodivisas. Las casas de cambio y las plataformas de monedas virtuales se consideran equivalentes a las instituciones financieras en Suiza y, por lo tanto, deben demostrar el cumplimiento de las obligaciones locales en materia de AML/CFT y protección del consumidor, aunque algunas normas y umbrales bancarios son menos gravosos. El Servicio Federal de Impuestos de Suiza (SFTA) considera las criptomonedas como activos: están sujetas a los impuestos suizos sobre el patrimonio, la renta y las ganancias de capital y deben declararse en las declaraciones de impuestos anuales.

NORMATIVA SOBRE CRIPTOMONEDAS EN SUIZA

NORMAS DE INTERCAMBIO DE CRIPTODIVISAS

Suiza introduce un proceso de cotización de la criptodivisa y exige una licencia de la Autoridad Suiza de Supervisión del Mercado Financiero (FINMA) para operar. Aunque existe una exención de la licencia de criptodivisas para los depósitos gubernamentales de hasta 1 millón de francos suizos, los servicios de intercambios deben escribir e informar a sus clientes de que sus fondos no están sujetos a protección si la empresa está supervisada por la FINMA.

Las normas sobre criptodivisas en Suiza también se aplican a las ICO: en 2018, la FINMA publicó un conjunto de directrices que aplicaban la legislación financiera vigente a las propuestas en diversos ámbitos, desde la banca hasta el comercio de valores y los planes de inversión colectiva (en función de su estructura). En 2019, el gobierno suizo también aprobó una propuesta que exigía al Consejo Federal adaptar las normas existentes para incluir las criptodivisas. En septiembre de 2020, el parlamento suizo aprobó la Ley Blockchain, que determina adicionalmente la legalidad de las bolsas de criptodivisas y los intercambios de criptodivisas en la legislación suiza. La legislación exige el cumplimiento de los requisitos locales en materia de ICO, AML y CFT en cuanto el token pueda transferirse técnicamente a la infraestructura de blockchain.

FUTURAS NORMAS SOBRE CRIPTOMONEDAS

El gobierno suizo ha anunciado que seguirá trabajando en un marco regulatorio favorable a las criptodivisas. En 2016, la ciudad de Zug, un conocido centro mundial de criptodivisas, introdujo el bitcoin como forma de pagar las cuotas municipales, y en enero de 2018, el ministro de Economía suizo, Johann Schneider-Ammann, declaró que pretendía convertir a Suiza en una «cripto-nación». Del mismo modo, el Secretario de Finanzas Internacionales de Suiza, Jörg Gasser, destacó la necesidad de promover las criptodivisas respetando las normas financieras existentes.

Basándose en estos objetivos, a finales de 2020, el Ministerio de Finanzas suizo inició las consultas sobre las nuevas normas comunes de la criptomoneda que le permitiría aprovechar la tecnología blockchain sin frenar la innovación.

CONOCIMIENTO DEL MARCO NORMATIVO

Tamaño del mercado

Suiza alberga un crypto valley en Zug, cerca de Zúrich, y cuenta con una activa comunidad de empresas que trabajan en el espacio criptográfico. Aunque es difícil atribuir a Suiza un lugar en la comunidad mundial de criptodivisas, que se está desarrollando rápidamente, el país ha asumido un papel pionero en este ámbito. Es una jurisdicción importante para la colocación inicial de monedas (ICOs) y la oferta de tokens de valores (STO) y ofrece una infraestructura bien desarrollada y un marco legal fiable para las empresas que están activas en el espacio criptográfico.

Base jurídica

Suiza cuenta con un marco jurídico favorable y atractivo para los activos criptográficos, aunque no dispone de un marco jurídico independiente para ellos. En lo que respecta a las criptomonedas, el marco regulador para la emisión y el comercio de estos activos existe desde hace varios años.

Suiza ha mejorado ahora su marco normativo para los tokens con derechos, como los tokens de activos y los tokens de servicios, que representan derechos contra el emisor o un tercero, mediante la Ley Federal de adaptación de la Ley Federal a los cambios en la Tecnología de registro distribuido (Ley DLT)que ha sido modificada de diversas maneras en la legislación suiza para tener en cuenta el potencial de la tecnología de contabilidad distribuida (DLT). En particular, la Ley DLT introdujo los derechos DLT como alternativa digital a los valores certificados como una nueva clase de activos. Los derechos DLT deben transferirse exclusivamente a través de blockchain. Además, la legislación suiza ha introducido una nueva categoría de licencias para las plataformas de negociación en las que se pueden negociar los derechos DLT. Además, se han introducido derechos adicionales para separar los activos criptográficos propiedad de un tercero (como un proveedor de carteras) en caso de quiebra de un tercero.

La Autoridad Suiza de Supervisión del Mercado Financiero (FINMA) ha declarado en repetidas ocasiones que no distinguirá entre las diferentes tecnologías utilizadas para la misma actividad: en otras palabras, aplicará el principio de «mismo negocio, mismas reglas» a cualquier nueva tecnología. En la actualidad, la FINMA se adhiere a este principio cuando aplica las leyes del mercado financiero suizo basadas en activos y aplicaciones criptográficas de blockchain, y esto también se aplicará en el futuro con la ley de DLT.

Clasificación normativa de los tokens

El 16 de febrero de 2018, la FINMA publicó las Directrices suizas para la aplicación del derecho del mercado financiero en su Guía ICO (Guía ICO). 3 En la Guía ICO, la FINMA explica cómo se clasifican las criptomonedas y otras monedas o tokens (junto con las criptomonedas, tokens) u otros activos registrados en un registro distribuido de acuerdo con la legislación suiza.

Según el manual de la ICO, la FINMA define las siguientes categorías de etiquetas:

  1. Pago de tokens o criptodivisas solo como medio de pago, sin reclamar al emisor;
  2. Un token de servicio que concede acceso o acceso a una aplicación o servicio digital si la aplicación o servicio ya está en funcionamiento en el momento de la venta del token;
  3. Un marcador de activos que constituye un activo, como una deuda o un crédito de capital al emisor o a un tercero, o un derecho al principal.

La FINMA también explica que los tokens también pueden tener una forma híbrida que incluya elementos de más de una categoría. Estos tokens mixtos deben cumplir colectivamente los requisitos reglamentarios aplicables a cada clase de token pertinente. La FINMA reconoce que la clasificación de los tokens puede cambiar con el tiempo. La liberación de tokens es importante para evaluar el impacto regulatorio de las ICOs. Sin embargo, la clasificación inicial puede cambiar después de la ICO. Para cualquier actividad comercial con tokens en el mercado secundario, es necesario considerar su clasificación en la actividad comercial pertinente.

Además, de las Directrices ICO del 11 de septiembre de 2019, la Autoridad Monetaria publicó su opinión sobre la clasificación regulatoria de los tokens de estabilización (es decir, tokens de apoyo a los activos principales). Según la legislación suiza, los tokens no se consideran tipos de tokens separados, y normalmente se clasifican como una mezcla de tokens de activos o tokens de pago y tokens de activos, dependiendo del derecho asignado a los tokens estables.

Según la legislación suiza, los tokens de pago no se consideran moneda de curso legal ni otros medios de pago. Sin embargo, el Consejo Federal Suizo explicó que los tokens de pago pueden utilizarse como medio de pago privado si las partes de la transacción acuerdan utilizarlos de este modo a dichas transacciones. Además, la emisión de tokens de pago está sujeta a las normas suizas contra el blanqueo de capitales (sección V).

Consulta a la FINMA

A pesar de las recomendaciones de la Autoridad Monetaria, dado que este ámbito es nuevo, la estructura de la propuesta simbólica cambia constantemente en lo que respecta a la aplicación de las directrices de la Organización Mundial de Aduanas (WCO, por sus siglas en inglés) en proyectos prácticos, generalmente mediante la emisión de solicitudes de confirmación a la Autoridad Monetaria con exenciones de los organismos reguladores, lo que garantiza la comodidad.

La FINMA recomendó esa solicitud de «inacción» para confirmar la interpretación de la normativa.

Ley de Valores e Inversiones

La legislación suiza sobre valores se aplica a la emisión de un token de activos o de cualquier forma híbrida, incluida la función de un token de activos (por ejemplo, un token estable o un token de servicios que utilicen una plataforma poco desarrollada).

Sin embargo, los tokens de pago y los tokens de servicios que no hacen valer ningún derecho frente al emisor o a terceros no están sujetos a la ley de valores suiza, ya que no representan ningún derecho. Dichos tokens de pago y tokens de servicios deben clasificarse ahora como activos digitales intangibles.

Emisión de tokens que representan derechos contra el emisor o un tercero

La Ley DLT introdujo los derechos DLT (derechos DLT) como una nueva clase de activos. Se trata de tokens de activos o servicios que presentan cualquier reclamación contra el emisor o contra terceros. Los derechos de DLT están concebidos como el equivalente digital de los valores documentales o no documentales al vincular el derecho a un token en lugar de un instrumento de seguridad certificado o una inscripción en un registro de valores no documentales. Los derechos DLT no pueden ejercerse ni transferirse fuera del respectivo registro distribuido. En cuanto al alcance de los derechos DLT, cualquier derecho que pueda emitirse como valores documentales o no documentales puede emitirse como derechos DLT. En consecuencia, pueden utilizarse para presentar reclamaciones contractuales fungibles (por ejemplo, obligaciones de deuda. Sin embargo, las criptomonedas o la propiedad o el control efectivo de activos no pueden formalizarse como derechos DLT.

Según la Ley de registros distribuidos, para conceder derechos a un registro distribuido, se requiere la inscripción del derecho a un registro distribuido sobre la base de un acuerdo entre el emisor y el primer titular, que prevé la inscripción de los derechos pertinentes en el registro distribuido y la obligación de que dichos derechos puedan transferirse y ejercerse únicamente en el registro distribuido correspondiente. También se recomienda que las partes declaren expresamente su intención, en el marco de los derechos DLT, de establecer la ley DLT y que se aplique la ley suiza. En caso de que no se elija dicha ley, la Ley de Derecho Internacional Privado suiza, modificada por la Ley DLT, establece que se aplique la legislación del lugar de registro o residencia del emisor, sin perjuicio de las normas especiales relativas a los derechos de propiedad.

Además, la Ley DLT especifica ciertas características que debe observar el registro distribuido al que tiene derecho el DLT. Dicho registro distribuido debe conceder el derecho de disposición de los derechos DLT únicamente a los propietarios de los derechos DLT (no al deudor), proteger su integridad mediante medidas técnicas y organizativas adecuadas contra el acceso y los cambios no autorizados; registrar o poner a disposición a través de un registro distribuido, sus términos y condiciones de las transacciones y los derechos pertinentes del registro distribuido, y garantizar que los registros del registro distribuido sean accesibles al público. Sin embargo, la Ley DLT no especifica ningún requisito técnico, como el número mínimo de participantes en el registro o el mecanismo de consenso utilizado.

Por último, los derechos DLT pueden utilizarse como base para crear valores no documentados en virtud de la Ley Federal Suiza de Intermediación de Valores (FISA), transfiriendo sus derechos al custodio en el sentido de la FISA, y acreditando este custodio los derechos del DLT en una o varias cuentas de valores. El custodio debe bloquear los derechos del DLT que pueden ser transferidos en virtud de la FISA solo si se mantienen como valores no documentados.

Requisitos para la transferencia de tokens

De acuerdo con la legislación suiza, los tokens de pago y los tokens de servicio que no presentan ninguna reclamación contra el emisor o contra terceros pueden ser creados y transferidos legalmente de acuerdo con los términos del respectivo registro distribuido. Así, la transferencia puede efectuarse realmente mediante una transacción entre dos monederos.

Por otra parte, los tokens de activos o los tokens de servicios que representan cualquier derecho contra el emisor o contra terceros y que se emiten como derechos DLT solo pueden transferirse con arreglo a las normas del respectivo registro distribuido. Ya no importa cómo se transferirán los derechos pertinentes presentados en la legislación DLT sin representación digital en la misma, como en el caso de los tokens de activos o tokens de servicios que representan cualquier reclamación contra el emisor o terceros, que no se emiten como derechos DLT. La Ley DLT prevé una norma sobre la firmeza de dichas transferencias incluso si la parte transmisora se declara insolvente. Los titulares de derechos DLT también tendrán derecho a una protección justa, al igual que los titulares de certificados de valores en papel, si han adquirido derechos DLT de un vendedor no autorizado.

Clasificación de las tokens como valores

De acuerdo con el artículo 2(b) de la Ley de Infraestructura del Mercado Financiero (FMIA), los valores son valores certificados o no, valores derivados, valores intermedios o derechos de DLT, que están estandarizados y son aptos para su comercio masivo. De acuerdo con el artículo 2(1) de dicha ley, «están estandarizados y son adecuados para la enseñanza masiva» En este contexto, esto significa: que los instrumentos se ofrecen para la venta pública en la misma estructura y denominación, o que se colocan a 20 o más clientes en los mismos términos y condiciones.

La FINMA explica en el manual de la ICO que aplicará estas normas a los marcadores de la siguiente manera:

  1. Los tokens de pago no se consideran valores porque están destinados a ser utilizados como medio de pago según la FINMA. Los tokens de pago no pueden definirse como valores porque no representan ningún derecho que pueda ejercerse frente al emisor o a terceros.
  2. Los tokens de servicios pueden calificarse como valores si la plataforma en la que pueden utilizarse no está preparada para operar durante la venta del token o si los tokens representan derechos que pueden aplicarse al emisor o a un tercero. Se cree que estos tokens de servicio tienen una finalidad de inversión. La FINMA también explicó que es necesario un análisis caso por caso para determinar si un token de servicio puede utilizarse para sus propios fines. En particular, afirma que probar conceptos o versiones beta de plataformas o aplicaciones en las que los servicios no pueden (todavía) utilizarse no es suficiente para superar la definición de valores a efectos de la FMIA. Sin embargo, se basa en el hecho de que la calificación de los tokens puede cambiar con el tiempo,
  3. Los tokens de activos se consideran valores siempre que hayan sido ofrecidos públicamente o por 20 o más personas para su venta.

La FINMA declaró que cualquier derecho legalmente garantizado de los inversores a recibir o comprar tokens en el futuro como resultado de una preventa, como un simple acuerdo sobre tokens futuros, se califica como valores, si los derechos han sido propuestos públicamente o en condiciones idénticas por más de 20 personas. En cambio, los derechos de preventa no son valores si las condiciones utilizadas en la operación de preventa no están normalizadas o si se utilizan condiciones diferentes para cada inversor: por ejemplo, cambiando el número de derechos, el precio o cualquier posición de bloqueo.

Requisitos de folletos

Regulación de criptomonedas en Suiza Independientemente de la clasificación de los tokens como valores, con respecto a cualquier token que suponga una representación digital de los derechos que pueden ejercerse contra el emisor, se plantea la cuestión de si los tokens están sujetos al requisito de folleto en virtud de la Ley de Servicios Financieros suiza (FinSA). Según la FinSA, el requisito del folleto se aplica en general a todas las ofertas públicas de valores, incluidos los tokens que se califican como valores (véase la sección ll. iv).

Además, en lo que respecta a los instrumentos financieros ofrecidos a los inversores minoristas, la FinCA introdujo la obligación de preparar el documento maestro del inversor como documento de información adicional, similar a lo que se aplica actualmente en la Unión Europea en el marco de los productos de inversión minorista y de seguros empaquetados. Reglamento. Esta nueva obligación también se aplica a determinados tipos de tokens que se califican como instrumentos financieros (por ejemplo, tokens de activos con economías de productos estructurados o derivados).

Implicaciones normativas de la clasificación de los tokens como valores

Si se clasifican como valores, están sujetos al marco regulador de la FinSA y a la Ley de Instituciones Financieras (FinIA). De acuerdo con este marco regulador, se requiere una licencia para una empresa de valores para cualquier actividad de intermediación en nombre de los clientes (que no sean clientes institucionales) con respecto a dichos tokens y cualquier actividad de creación de mercado con respecto a los mismos. Además, la suscripción de dichos tokens y su emisión que se califican como derivados están sujetas a la obtención de una licencia de empresa de valores o de banco, si se realizan sobre una base profesional. 8 El requisito de licencia surge en cada caso si la actividad se lleva a cabo sobre una base profesional. Además, la calificación de los tokens como valores afecta a los requisitos de licencia de la FMIA para cualquier plataforma de negociación secundaria en la que se puedan vender dichos tokens.

Leyes de inversión colectiva

En relación con cualquier inversión en tokens a través de organismos o fondos de inversión colectiva, o en relación con la emisión de tokens que representen unidades en organismos de inversión colectiva, deben tenerse en cuenta las normas de la Ley suiza de organismos de inversión colectiva (CISA) y sus disposiciones ejecutivas. A efectos de la CISA, un organismo de inversión colectiva es un conjunto de activos atraídos por los inversores con el fin de invertir bajo gestión colectiva en nombre de los inversores. La normativa CISA se aplica independientemente de la forma jurídica elegida para el organismo o fondo de inversión colectiva.

En consecuencia, la emisión de tokens, así como cualquier actividad comercial en relación con los mismos (independientemente de su clasificación), según la cual los activos tomados de los clientes para la inversión (es decir, no hay división de la inversión para cada inversor) o cuando los activos de los clientes  son gestionados por un tercero en nombre de dichos clientes, puede estar sujeta a los requisitos de CISA y FinIA y debe analizarse desde el punto de vista de la regulación suiza de los organismos de inversión colectiva.

En general, las empresas comerciales no están sujetas a la CISA. Sin embargo, la distinción entre una empresa y un organismo de inversión colectiva solo puede hacerse en cada caso.

Operaciones bancarias y transferencias de dinero

Según la Ley Bancaria Suiza (ABS), se requiere una licencia bancaria si una empresa principalmente financiera acepta depósitos del público (es decir, más de 20 personas) o anuncia públicamente estas actividades. Según el Reglamento Bancario Suizo (CFA), se considera normalmente que cualquier empresa realiza actividades de captación de depósitos, salvo que se aplique una de las excepciones previstas en los apartados 2 y 3 del artículo 5 del CFO.

En el contexto de la venta de tokens, las excepciones más importantes son:

  1. en la medida en que los pasivos sean títulos de deuda emitidos como productos estandarizados aptos para la negociación en masa o derechos no documentados con una función similar, y se proporcione a los acreedores información (por ejemplo, en el folleto o en el memorando de colocación privada), incluido el contenido mínimo descrito en el artículo 5(3) (b) de la BDM en el momento de la oferta, las obligaciones no se califican como depósitos; y
  2. En la medida en que los pasivos se deriven de los fondos de los clientes mantenidos en las cuentas de liquidación de las empresas de valores, gestores de activos o intermediarios financieros similares, siempre que estos fondos se utilicen para liquidar las operaciones con los clientes, no se pagan intereses sobre el dinero y -salvo en el caso de las cuentas de valores de la empresa- se liquidan en un plazo máximo de 60 días.

Además, la legislación suiza prevé una excepción para los sandbox en virtud del apartado 2 del artículo 6 del BORO. De acuerdo con esta excepción, sin licencia bancaria, se permite aceptar depósitos del público (es decir, de más de 20 personas) de hasta 1 millón de francos suizos; siempre que los depósitos no generen ingresos por intereses y hasta que se acepte el depósito, El inversor fue informado de que la persona física o jurídica receptora no está sujeta a la supervisión de la FINMA y que la inversión no está protegida por ningún sistema de protección de depósitos.

Además, las organizaciones que aceptan depósitos del público de hasta 100 millones de CHF, siempre que estos depósitos no se reinviertan ni produzcan intereses, pueden solicitar una licencia bancaria «ligera». En comparación con una licencia bancaria completa, se aplican algunas excepciones a la organización, la gestión de riesgos, el cumplimiento, las calificaciones del auditor reglamentario y los requisitos de capitalización. La licencia bancaria ligera está disponible a partir del 1 de enero de 2019. Puede ser una opción interesante para las organizaciones que trabajan en el espacio de las criptomonedas y que pretenden aceptar depósitos del público por un importe inferior al límite de 100 millones de francos suizos.

Al prestar servicios de almacenamiento de tokens, se plantea la siguiente cuestión: ¿en qué circunstancias se requiere una licencia bancaria o un permiso bancario para operar? Esto sería apropiado si el proveedor almacenara tokens de pago no de forma separada (por ejemplo, en la dirección pública individual de cada cliente), sino en una cuenta de cliente compleja (por ejemplo, en una dirección pública común para varios clientes), ya que tales actividades de almacenamiento en cuentas de clientes comunes requieren una licencia bancaria.

En el caso de los servicios de corretaje de tokens, la actividad puede estar sujeta a una licencia bancaria si el proveedor de servicios acepta monedas fiduciarias o tokens en sus propias cuentas, respectivamente claves públicas, para dichos servicios. En este caso, el proveedor de servicios tendría que acogerse a la excepción mencionada anteriormente. Sin embargo, esta excepción no está disponible para los operadores de criptodivisas que realizan actividades comparables a las de los operadores de divisas (es decir, exponen a sus clientes a los mismos riesgos de quiebra que los operadores de divisas).

VENTAJAS

Prestigio de la jurisdicción y reconocimiento mundial

Comunidad de blockchain influyente

Posibilidad de solicitar una licencia en 4 idiomas

Sistema fiscal escalonado con la posibilidad de elegir el cantón más adecuado

LA LUCHA CONTRA EL BLANQUEO DE CAPITALES

Normas aplicables

En la legislación suiza, la normativa contra el blanqueo de capitales consiste en la Ley suiza contra el blanqueo de capitales (AMLA) y la Ley contra el blanqueo de capitales (AMLA). La Ley contra el blanqueo de capitales se aplica, entre otros, a los intermediarios financieros. En resumen, además de las entidades sujetas a supervisión, cualquier persona que tome, posea o deposite activos pertenecientes a otras personas o que facilite la inversión de dichos activos con carácter profesional, se clasifica como intermediario financiero en virtud del artículo 2 (3) de la Ley contra el blanqueo de capitales. Además, el Programa de Acción contiene una lista no exhaustiva de actividades que se consideran intermediación financiera. En el contexto de las ICO y los tokens, la emisión de medios de pago, que no pueden utilizarse exclusivamente con el emisor, la prestación de servicios relacionados con las operaciones de pago en forma de dinero y la transferencia de activos, los servicios de cambio de divisas son importantes actividades de intermediación financiera.

El intermediario financiero en el sentido de la EPA debe estar vinculado a una organización autorizada de autorregulación (SRO) de acuerdo con la AML. Además, el intermediario financiero debe cumplir con las obligaciones establecidas en la Ley contra el blanqueo de capitales, incluyendo, entre otras, la obligación de identificar a su cliente (FCA) vinculado a una Parte Contratante y a su beneficiario efectivo; y debe informar a la División de Finanzas, la Oficina Suiza de Información sobre el Blanqueo de Capitales en caso de sospecha de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo.

En la Guía de Pagos Blockchain FINMA 02/2019 de fecha 26 de agosto de 2019, la FINMA indicó que los intermediarios financieros controlados por la FINMA deben cumplir con las normas de tráfico para las transacciones de blockchain. Esto también se aplica a otros intermediarios financieros a efectos de AML debido a su afiliación a la SRO. En virtud de la norma de tráfico, el intermediario financiero suizo pertinente debe transmitir la misma información que se requiere para las transferencias electrónicas de dinero fiduciario o, alternativamente, debe (1) identificar al destinatario de acuerdo con las normas suizas de la SRO como si el destinatario fuera un cliente. El intermediario financiero suizo y (2) verificar el derecho del destinatario a disponer del monedero utilizado por él mediante las medidas técnicas adecuadas que determine el intermediario financiero suizo pertinente.

ICO

Dependiendo de la clasificación de los tokens que se emitan en la ICO, la cuestión puede calificarse como intermediación financiera. La FINMA aclara esta cuestión en sus Orientaciones sobre las ICO, tal y como se expone a continuación.

La emisión de marcas de pago se clasifica como emisión de instrumentos de pago y, por tanto, constituye una intermediación financiera según la AMLA.

Emitir tokens de servicio, que son alguna forma de función de pago en una aplicación o plataforma específica (por ejemplo, la posibilidad de utilizar tokens de servicio para pagar los servicios utilizados en dicha plataforma). Según la AMLA, la mediación financiera es una actividad de mediación. Sin embargo, la emisión de tokens de servicio no se considera una actividad de intermediación financiera si el token de servicio no tiene ningún tipo de función de pago o si la función de pago se trata excepcionalmente como una función auxiliar de los tokens de servicio. Para beneficiarse de esta excepción, es necesario que la finalidad principal de los tokens de servicio sea conceder derechos de acceso a una aplicación no financiera, de modo que la entidad que proporciona las funciones de pago sea también una organización, que gestiona una aplicación no financiera, y que el acceso a una aplicación no financiera no pueda concederse sin incluir funciones de pago adicionales integradas en el token de servicio. Sin embargo, tanga en cuenta que la FINMA aplica esta excepción de forma muy restrictiva, y en la práctica cualquier token de servicio con cualquier función de pago se trata como intermediación financiera en el marco de la AMLA.

La emisión de tokens de activos no se califica como intermediación financiera en virtud de la AMLA, siempre que los tokens de activos se clasifiquen como valores, y siempre que no sean emitidos por un banco, una sociedad de valores u otras entidades, bajo supervisión prudencial. Sin embargo, en la práctica, los emisores de tokens de activos suelen estar obligados a llevar a cabo algunas CAC y procesos de identificación de forma voluntaria debido al cumplimiento de los requisitos de los bancos a los que se transferirán los ingresos de las ICO.

La concesión de derechos de compra de tokens en el futuro como parte de una transacción preliminar no es intermediación financiera, siempre que el emisor no sea un banco, una empresa de valores o algún otro sujeto bajo supervisión prudencial. Sin embargo, la emisión posterior de tokens, que se califica como una cuestión de medios de pago bajo la AMLA (es decir, tokens de pago y, sujeto a estas excepciones, tokens de servicio) para los inversores pre-ICO, se califica como intermediación financiera. En consecuencia, las obligaciones derivadas de la Ley contra el blanqueo de capitales entran en vigor en el momento de su aprobación.

En cuanto a las ICO sujetas a la AMLA, la FINMA indica que las obligaciones derivadas de la AMLA (como el KYC) pueden externalizarse a intermediarios financieros en Suiza que estén afiliados a la SRO o supervisados por la FINMA, siempre que los fondos de la ICO se acepten a través de un intermediario financiero: es decir, los tokens o las monedas fiduciarias pagadas por los inversores deben transferirse a las claves públicas o a las cuentas del socio de externalización antes de que se transfieran al emisor correspondiente.

Servicios de intercambio e intermediación

El intercambio de monedas fiduciarias por tokens o viceversa, o el intercambio de dos tokens diferentes, es un intermediario financiero en virtud de la condición de AMLA.

Si el proveedor de servicios ofrece servicios de cambio directamente (es decir, actúa como socio de cambio para sus clientes), esta actividad se califica como cambio de divisas en virtud de AMLA. Para estos servicios, se aplica un umbral mínimo de 1.000 francos suizos si las operaciones de cambio están vinculadas a criptomonedas, y las operaciones por debajo de este umbral están exentas de las obligaciones de identificación de KCS o AMLA.

Si el proveedor de servicios ofrece un servicio de intercambio en el que interviene un tercero (por ejemplo, una plataforma de intercambio de tokens) o si el proveedor de servicios actúa como intermediario en la prestación de servicios relacionados con la transferencia o el intercambio de tokens o monedas fiduciarias y participa en el proceso de pago, estos servicios se clasifican como servicios de transferencia de dinero y activos de acuerdo con el artículo 4(2); Según la AMLA, el proveedor de servicios se considera un intermediario financiero.

Además, la FINMA, en relación con la prestación de servicios de pago por parte de entidades bajo su control, indicó que la transferencia de activos criptográficos a monederos externos (por ejemplo, monederos gestionados por terceros) solo se permitía si la dirección del monedero del destinatario pertenecía a uno de sus clientes, lo que debía comprobarse. La FINMA justifica este planteamiento en que actualmente no hay forma de que las cadenas de bloques proporcionen información de identificación sobre el remitente y el destinatario de la transacción, de forma similar a las transferencias bancarias tradicionales (como SWIFT).

Servicios de custodia

Un proveedor de servicios de custodia se considera un intermediario financiero si tiene derecho a disponer de las claves privadas de los tokens almacenados (carteras de custodia). Además, esta actividad puede conllevar la necesidad de obtener una licencia bancaria (véase la sección IV).

REGULACIÓN DE LOS INTERCAMBIOS

Tokens que se califican como valores

En agosto de 2021, la Ley DLT introdujo una nueva categoría de licencias para las plataformas de comercio, donde los derechos DLT se califican como valores. De este modo, el legislador se aparta de su principio de regulación tecnológicamente neutra para eliminar las barreras que han impedido la creación de plataformas de negociación de tokens comerciales clasificados como valores en Suiza (al menos hasta que dichos valores DLT se estructuren como no documentados), valores). En virtud de las anteriores opciones de autorización, las plataformas de negociación no podían integrar las actividades post-negociación en la plataforma de negociación. Además, la compensación y la liquidación de las operaciones requieren contrapartes centrales y depositarios centrales de valores independientes. Por lo que se refiere a las operaciones en registros distribuidos, estas suelen realizarse simultáneamente a la operación mediante el registro de la misma en un registro distribuido, sin la participación de intermediarios adicionales dedicados a la compensación o liquidación. Además, las plataformas de negociación no pueden proporcionar acceso directo a los clientes minoristas.

La Ley DLT modifica la FCIA introduciendo los sistemas de negociación DLT como plataformas para la negociación multilateral de derechos DLT u otros derechos regidos por el derecho extranjero, que están representados en el registro distribuido, calificados como valores no discrecionales (colectivamente valores DLT) que satisfacen al menos uno de los siguientes requisitos el sistema de negociación permite la negociación de personas físicas o jurídicas no reguladas como participantes, el operador del sistema de negociación deposita de forma centralizada los valores DLT sobre la base de un registro distribuido basado en normas uniformes, o un operador del sistema de negociación realiza operaciones post-negociación con valores DLT (como la compensación y la liquidación) sobre la base de normas y procedimientos uniformes.

Además, la Ley DLT permite que una empresa regulada como sociedad de valores o como banco gestione un mecanismo de negociación organizado para negociar derechos DLT.

Otros tokens

En cuanto a la regulación del intercambio de tokens de pago y tokens de servicio que no entran en la categoría de valores, según la legislación suiza no hay requisitos de licencia para hacer negocios de este tipo, excepto para garantizar el cumplimiento de los requisitos de la AML suiza (sección V). Sin embargo, dado que las transacciones de estos intercambios suelen implicar la aceptación de monedas fiduciarias o de dichos tokens en las cuentas o claves públicas del operador del intercambio, el requisito de una licencia bancaria puede activarse como una aceptación que es la aceptación de depósitos del público (sección IV).

Al igual que en el caso de los servicios de corretaje, una bolsa puede beneficiarse de una exención de las cuentas de compensación si los fondos de los clientes aceptados en sus propias cuentas o claves públicas se utilizan exclusivamente para las operaciones de cambio, sin intereses y se transfieren en un plazo de 60 días. Además, esta exención solo se aplicaría si los clientes no están expuestos a un mayor riesgo de quiebra similar al de un operador de divisas (Sección IV).

Además, la bolsa puede beneficiarse de una exención de la sandbox en virtud del apartado 2 del artículo 6 de la SBO si se aceptan monedas fiduciarias y tokens por un valor inferior a 1 millón de francos suizos de los participantes de la bolsa y si se informa a los participantes de que no hay una o ninguna supervisión prudencial del operador de la bolsa y de cualquier protección contra la protección de los depósitos.

En cualquier caso, la operación de intercambio de tokens es un servicio de transferencia de dinero y activos de acuerdo con el artículo 4.2 de AMLA. Por lo tanto, el operador de intercambio es un intermediario financiero que, entre otras cosas, está obligado a adherirse a la SRO o a obtener una licencia de intermediario financiero de la FINMA.

Regulación de la minería de monedas virtuales

En una red descentralizada ilimitada (como Ethereum o Bitcoin blockchain), la extracción de tokens nativos del respectivo registro distribuido, típicamente un token de pago, juega un papel importante en el registro de las transacciones en un registro distribuido, debido a la ausencia de una autoridad central, que controle las transacciones. Para asegurar las transacciones financieras y garantizar que no haya fraude, los mineros (o cripto mineros) deben verificar las transacciones y añadirlas al registro distribuido.

El trabajo de los mineros está abierto a todo el ecosistema del registro distribuido: todos pueden participar potencialmente en esta red y minar tokens. Para cada bloque de transacciones, los mineros utilizan protocolos matemáticos para comprobar las transacciones y verificarlas antes de distribuir el resultado por la red. Este proceso crea una moneda virtual, ya que los mineros reciben una nueva moneda virtual por sus actividades de minería.

Marco normativo

Actualmente, no existe una legislación especial que regule el estatus de los mineros en Suiza. La minería de tokens (auto emisión de tokens) no requiere una licencia de acuerdo con la legislación suiza, siempre que el minero no realice ninguna actividad sujeta a las actividades reguladas descritas en las secciones ll-VI.

La emisión independiente de tokens que se califican como valores, por regla general, no requiere una licencia como empresa de valores de acuerdo con FinlA. Esta conclusión también es válida en el improbable caso de que los tokens se califiquen como derivados, siempre que estos derivados no se ofrezcan al público de forma profesional.

Procedimientos de auditoría y ejecución de la FINMA en relación con la minería

FINMA tiende a ser positivo con respecto a la tecnología blockchain, pero vigila de cerca a todos los participantes del mercado para garantizar que la red blockchain suiza siga estando libre de fraude, especialmente en el contexto de las ICO. Regularmente destaca los riesgos asociados a los inversores y se compromete a tomar medidas contra los modelos de negocio de las ICO que violan o eluden las leyes reguladoras.

Como ejemplo, en julio de 2018, la FINMA inició un procedimiento judicial contra la empresa minera suiza Envion AG por infracción de la normativa financiera suiza en el contexto de su ICO. Esto llevó a la FINMA a concluir que la empresa estaba captando depósitos sin licencia bancaria y ordenó la liquidación de la empresa por quiebra.

Dado que la situación reglamentaria de las actividades mineras de tokens puede plantear algunas preguntas, siempre se recomienda una carta de la FINMA sobre la no admisibilidad, por ejemplo, en relación con una actividad minera específica, para garantizar la seguridad jurídica de que la actividad propuesta cumple los requisitos, todos los reglamentos (Sección II.IV).

Normativa del emisor

En cuanto a la forma jurídica y organizativa de los emisores de tokens, se suelen utilizar dos tipos de formas: una fundación y una sociedad comanditaria por acciones.

La fundación garantiza la plena independencia y el control del consejo de administración, ya que no hay accionistas. Sin embargo, sus activos deben utilizarse de acuerdo con sus fines, tal y como se especifica en la escritura de constitución. Por lo tanto, la distribución de beneficios se limita a este fin y no es posible distribuirlos entre los fundadores. Además, cada fondo está sujeto adicionalmente al control del Estado. Hay que tener en cuenta que se conceden algunas exenciones fiscales a las fundaciones o sociedades comanditarias por acciones que persiguen fines tanto estatales como no comerciales. Sin embargo, las condiciones para tales exenciones son muy estrictas y no suelen ser cumplidas por las organizaciones de ICO.

En el contexto de ICO, en la medida en que existe, al menos en parte, una finalidad comercial y el emisor no persigue una finalidad no comercial, la forma jurídica de la fundación suiza no es adecuada en la mayoría de los casos. Su estructura rígida no proporciona la flexibilidad que suele ser necesaria, sobre todo porque los fundadores no tienen derechos de propiedad ni ningún otro tipo de control sobre los activos o los fondos y no tienen medios legales para influir en la ejecución de las actividades. En cambio, una sociedad comanditaria por acciones es un tipo de forma corporativa más apropiada para los emisores de ICO.

Un emisor de ICO registrado como sociedad comanditaria por acciones debe tener un capital pagado de 50.000 CHF (con un capital mínimo autorizado de 100.000 CHF) depositado en un banco suizo. Sin embargo, tras el registro, no hay restricciones en cuanto al lugar de gestión de la cuenta. El emisor también puede tener una cuenta en un banco extranjero.

El emisor debe cumplir los requisitos reglamentarios en la medida en que le sean aplicables, tal como se especifica en las secciones II a VI.

Dependiendo de la clasificación de los tokens emitidos, el emisor de tokens puede estar subordinado a AMILA si realiza intermediación financiera (véase la sección V. ll). En el contexto de las ICOs y los tokens, la emisión de medios de pago que no pueden ser utilizados exclusivamente con el emisor, la prestación de servicios relacionados con las transacciones de pago en forma de servicios de transferencia de dinero y activos o servicios de cambio de dinero, por ejemplo, son financieros. Mediación (sección V).

Patrocinadores

Aunque no hay actividades que entren en el ámbito de las actividades reguladas descritas en las secciones II-VI, el patrocinio de tokens, incluyendo el marketing, la publicidad y la promoción de tokens, no está actualmente sujeto a licencia en Suiza.

Sin embargo, esto se debe a lo siguiente:

  1. requisito de licencia en virtud de la SBA o la FinIA: si la empresa patrocinada tiene un estatus regulatorio extranjero como banco o sociedad de valores porque tiene el estatus regulatorio apropiado en virtud de la legislación extranjera, lleva a cabo actividades que se califican como transacciones bancarias o de valores en virtud de la legislación suiza o utiliza los términos «banco» o «sociedad de valores» en el nombre de su empresa, cualquier actividad de comercialización en Suiza o desde Suiza para este banco o sociedad de valores extranjera – siempre que dicha actividad sea llevada a cabo por personas empleadas en Suiza con carácter profesional y permanente, razón – puede hacer que la actividad de un banco o corredor de bolsa extranjero entre en el ámbito de aplicación del requisito de licencia de una sucursal u oficina de representación de la FINMA; o

2.Obligación de emitir un folleto: oferta pública de tokens si se califican como valores de acuerdo con FinSA o, alternativamente, y solo hasta el 1 de diciembre de 2020 de acuerdo con CO.

RESUMEN DE LAS NORMATIVAS SOBRE CRIPTOMONEDAS EN SUIZA

Periodo de tramitación
a partir de 8 meses Tasa anual de supervisión desde 3,500 €
Tasa estatal de solicitud
desde 1,750 € Personal local Al menos 3
Capital social requerido desde 300,000 € Oficina física Requerido
Impuesto de sociedades 11% – 24% Auditoría contable Requerido

Impuesto sobre las criptomonedas en Suiza

En agosto de 2019, la Autoridad Fiscal Federal de Suiza (FTA) publicó un documento de trabajo sobre el régimen fiscal de las criptomonedas y las ICO a efectos del impuesto sobre el patrimonio, la renta de las personas físicas y el impuesto de sociedades, así como a efectos de la retención fiscal y el impuesto de timbre. Las prácticas descritas en este documento de trabajo se describen a continuación. No obstante, hay que tener en cuenta que se trata de un breve repaso y que todavía no se han estudiado todas las cuestiones fiscales relacionadas con las criptomonedas o las ICO ni se han dado respuestas definitivas a las mismas. Por lo tanto, es posible que las prácticas de administración fiscal descritas a continuación se desarrollen y cambien. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente obtener decisiones fiscales previas de las autoridades fiscales responsables antes de la ICO.

Además, las siguientes explicaciones se limitan a las consecuencias fiscales para los emisores registrados en Suiza que hayan emitido monedas o tokens con derechos monetarios frente a cualquier contraparte en forma de tokens de activos y utilidades.

Por último, no se considera el tratamiento fiscal de los tokens a nivel del inversor, así como el régimen fiscal de las criptodivisas en forma de medios de pago puramente digitales (tokens nativos o tokens de pago).

Fiscalidad de las tokens

Los marcadores de activos son derechos de un inversor frente al emisor que consisten en una compensación fija o una participación determinada y predeterminada del inversor en el valor de control (por ejemplo, los beneficios hasta intereses e impuestos (EBIT)) de la actividad del emisor. Así pues, la clasificación fiscal de los marcadores de activos depende en gran medida de la estructura civil de las relaciones jurídicas.

Hasta ahora, los tokens de activos se han dividido en las siguientes tres subcategorías a efectos fiscales:

  1. Tokens de deuda: Estos tokens representan una obligación legal o real del emisor de pagar la totalidad o una parte significativa de la inversión y, en su caso, pagar los intereses.
  2. Tokens de acciones: Estos tokens no requieren que el emisor devuelva la inversión. El derecho del inversor se refiere al pago en efectivo, que se mide por una determinada relación con los beneficios o el resultado de la liquidación, o ambos.
  3. Tokens de participación: Estos tokens no incluyen ninguna obligación del emisor de devolver la inversión.

El derecho del inversor significa una parte proporcional de un determinado valor de referencia del emisor (por ejemplo, EBIT, ingresos por licencias o ventas).

A continuación, se describe el tratamiento fiscal de estos tres tipos de marcadores de activos para el emisor, siempre que este sea una sociedad con residencia fiscal en Suiza.

Los tokens de deuda se tratan como bonos a efectos fiscales y, por lo tanto, se procesan de la siguiente manera:

  1. Impuesto de Sociedades: Los fondos recibidos de una recaudación colectiva no están sujetos a impuestos y se reflejan en el balance del emisor como pasivo. Los pagos de intereses a los inversores son, por lo general, gastos empresariales y, por tanto, no están sujetos a impuestos.
  2. Retención del impuesto: Tanto los pagos de intereses regulares como los puntuales de los tokens de deuda están gravados en origen a un tipo del 35%. La posibilidad de recuperar el impuesto retenido y, en caso de hacerlo, en qué medida, depende del inversor concreto.
  3. Impuesto de timbre: la emisión de tokens de deuda está exenta del impuesto de transmisiones. Por el contrario, las transacciones en el mercado secundario de tokens de deuda suelen estar sujetas al impuesto sobre transmisiones patrimoniales a un tipo de hasta el 0,15% del precio de compra de los tokens de deuda; sin embargo, esto solo es posible si el agente de valores de Suiza o Liechtenstein, según la definición contenida en la Ley del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, es parte o actúa como intermediario en la transacción, y no se aplican excepciones.

Los tokens de acciones se consideran instrumentos financieros derivados a efectos fiscales y por consiguiente reciben el siguiente tratamiento:

Impuesto de Sociedades: Los fondos recaudados mediante la emisión de tokens de acciones se clasifican como ingresos imponibles y se declaran como ingresos en la cuenta de resultados del emisor. Si el emisor ha contraído una obligación contractual para llevar a cabo un proyecto concreto, la reserva puede reconocerse como gasto, reduciendo así la renta imponible en consecuencia. Las reservas que dejen de ser necesarias tras la finalización del proyecto deben incluirse en la cuenta de resultados. Los pagos a los inversores basados en su derecho a una determinada participación en los beneficios o en el resultado de una liquidación (o ambos) suelen tratarse como gastos libres de impuestos. Sin embargo, esto implica que los inversores sepan en el momento del pago que los titulares del emisor no poseen más del 50% de los tokens emitidos, y que los pagos a los titulares de los tokens no superen el 50% del EBIT. Si no se cumplen estas condiciones, se produce una distribución de beneficios deducible de impuestos.

Retención de impuesto: Los tokens de acciones o sus pagos no están sujetos a retención fiscal; sin embargo, si los accionistas del emisor poseen más del 50 por ciento de los tokens emitidos y los pagos a los titulares de los tokens ascienden a más del 50 por ciento del EBIT, la FTA asume, como se mencionó anteriormente, la distribución oculta de beneficios, que está sujeta a retención fiscal. En el caso de cualquier evasión fiscal, la FTA también se reserva el derecho de aplicar la retención fiscal.

Impuesto de timbre: La emisión de tokens no está sujeta al impuesto sobre actos jurídicos documentados, ya que los tokens no están sujetos a derechos de participación en el sentido de la Ley del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados. En el caso de los tokens de participación adquiridos por los accionistas del emisor, se plantea la cuestión de si el pago está sujeto a impuestos o no. Esto depende de si el precio de compra pagado por la promoción es la recompensa adecuada. Si existe tal constancia, no se aplica la contribución imponible, pero sin ella se aplica una tasa imponible del 1 por ciento. Por lo general, los instrumentos financieros derivados no están sujetos a la Ley del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, por lo que las operaciones en el mercado secundario no están sujetas al impuesto sobre transmisiones patrimoniales.

Los tokens participativos también se consideran instrumentos financieros derivados a efectos fiscales, por lo que reciben el mismo tratamiento que los tokens a efectos fiscales. La referencia se hace de acuerdo con las aclaraciones anteriores sobre la fiscalidad de los tokens participativos.

Fiscalidad de los tokens de servicio

A efectos del análisis fiscal, se supone que el emisor se compromete a utilizar los ingresos de la venta de tokens de servicio exclusivamente para desarrollar el servicio digital y proporcionar a los inversores el acceso o el uso del servicio. El emisor no tiene ninguna obligación adicional con los inversores. Los tokens de servicio deben clasificarse básicamente como una relación contractual entre el emisor y el inversor. El mandato es que el emisor actúe conforme a un acuerdo contractual entre él y los inversores. En consecuencia, a efectos fiscales, los tokens de servicios se procesan de la siguiente manera:

  1. Impuesto de Sociedades: Los fondos recaudados a través de la emisión de tokens de utilidad se clasifican como ingresos imponibles y se registran como ingresos en el informe de ingresos del emisor. Si el emisor ha contraído una obligación contractual para llevar a cabo un proyecto concreto, la reserva puede reconocerse como gasto, reduciendo así la renta imponible en consecuencia. Las reservas que dejen de ser necesarias tras la finalización del proyecto deben incluirse en la cuenta de resultados.
  2. Retención de impuesto: Los derechos relativos a las relaciones contractuales no están sujetos a retención fiscal. Por lo tanto, el derecho a utilizar servicios digitales no está sujeto a retención en origen.
  3. Derechos de timbre: La emisión de tokens no está sujeta a los derechos de timbre, ya que no están sujetos a derechos de participación en el sentido de la Ley de derechos de timbre. En el caso de la compra de tokens de utilidad por parte de los accionistas del emisor, se plantea la cuestión de si el pago está sujeto a impuestos o no. Esto depende de si el precio de compra pagado por el servicio de tokens es la recompensa adecuada. Si existe tal constancia, la contribución imponible no se percibe, pero sin ella se percibe una tasa imponible del 1 por ciento. Los tokens de utilidad no se califican como valores imponibles según la Ley del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, por lo que ni se emiten ni se realizan transacciones en el mercado secundario.

MiCA

La Ley DLT eliminó algunos de los obstáculos más importantes para el desarrollo de un mercado primario y secundario de activos digitales que funcione en la legislación suiza y estableció un marco jurídico sólido para la emisión y negociación de derechos representados en tokens. En el futuro será necesario tener en cuenta en la práctica los nuevos aspectos que se han incluido en la Ley DLT. Para las emisiones transfronterizas, sin embargo, el impacto de la nueva legislación puede verse limitado en el futuro por la nueva legislación actualmente en vigor en otros mercados relevantes, como la propuesta del Reglamento de la UE para los mercados de activos criptográficos (conocido como MiCA) publicado por la Comisión Europea el 24 de septiembre de 2020, que puede imponer requisitos adicionales para la distribución de tokens emitidos en Suiza dentro de la Unión Europea.

Los abogados de nuestra empresa están siempre dispuestos a responder a todas sus preguntas sobre la obtención de una licencia de criptomoneda en Suiza y también acompañar a su empresa durante todo el proceso de concesión de licencias.

ESTABLECER UNA EMPRESA DE CRIPTOGRAFÍA EN SUIZA

ESTABLECER UNA EMPRESA DE CRIPTOGRAFÍA EN SUIZA

Suiza está considerada como una de las jurisdicciones más atractivas para iniciar un negocio de criptodivisas debido al enfoque positivo del gobierno hacia esta industria innovadora que permite a las empresas de criptodivisas innovar en un entorno estable pero dinámico.

Si desea abrir una empresa en el mundialmente famoso Crypto Valley o en otra prestigiosa región suiza, uno de los aspectos clave a tener en cuenta son los requisitos para obtener una licencia de criptografía que debe obtener antes de iniciar su negocio de criptografía en Suiza si sus actividades de criptografía entran en alguna de las categorías reguladas. Las licencias son concedidas por la Autoridad Suiza de Supervisión del Mercado Financiero (FINMA), cuyo objetivo principal es garantizar el cumplimiento de la normativa AML/CFT.

La naturaleza de las actividades de criptografía determina los requisitos administrativos de cada empresa, así como la participación de los organismos reguladores, por lo que es imperativo definir claramente el alcance de las operaciones de criptografía antes de iniciar el proceso de constitución de su empresa.

Cuando se convierta en el orgulloso fundador de una criptoempresa suiza, recuerde buscar el apoyo de organizaciones tan influyentes como la Asociación Crypto Valley cuyo objetivo es construir el principal ecosistema de blockchain y criptomonedas del mundo facilitando la colaboración entre los participantes en el mercado y las autoridades.

TIPOS DE ENTIDADES COMERCIALES

En Suiza, todas las empresas se constituyen con arreglo a las disposiciones del Código de Comercio suizo. Los siguientes tipos de empresas pueden optar a la obtención de una licencia de criptografía: una Sociedad de Responsabilidad Limitada (GmbH), una Sociedad Anónima con socios ilimitados (KmAG) o una Sociedad Anónima por acciones (AG). Puede elegir la que mejor se adapte a su modelo y tamaño de negocio. Dependiendo de la estructura jurídica de la empresa que elija y de la calidad de los documentos, el proceso de constitución puede durar hasta cuatro meses.

Cualquiera de estas empresas puede ser constituida por una persona jurídica o por un accionista individual que resida legalmente en Suiza, que no tiene por qué ser ciudadano suizo, pero que debe poseer el permiso B que le permite ejercer actividades económicas o trabajar en el país.

Los requisitos de capital social inicial se determinan según el tipo de estructura jurídica de la empresa y el tipo de licencia de criptografía (o de varias licencias si se solicita más de una). Por ejemplo, los solicitantes de una licencia Fintech deben transferir una cantidad total de 300.000 CHF (aproximadamente 289.000 EUR) a la cuenta de capital social inicial.

Sea cual sea el tipo de sociedad de capital que elija, tenga en cuenta los siguientes aspectos generales:

    • Aunque la disponibilidad de los nombres de las empresas debe comprobarse antes del registro, no se permite la reserva; el nombre debe ser único y verdadero, así como incluir la abreviatura de la estructura jurídica de la empresa (AG, SA, KmAG o GmbH)
    • La escritura pública de constitución debe ser firmada por un notario
    • Dependiendo del nivel de complejidad de la empresa y de las tasas cantonales, los costes de registro de la empresa pueden alcanzar varios miles de francos, incluidos los gastos notariales
    • Los accionistas y los miembros del consejo de administración deben ser aptos (para desempeñar la función de alta dirección, que incluye la toma de decisiones mesuradas y eficaces)
    • La contratación de personal local es obligatoria
  • La designación de un abogado de empresa suizo es obligatoria
  • Es primordial diseñar y aplicar políticas internas de gestión de riesgos de AML/CFT y de otro tipo relacionadas con las especificidades de las actividades económicas previstas y que se correspondan con el tamaño de la empresa
  • Está permitido tener una cuenta bancaria corporativa operativa en un banco extranjero
  • Es necesario tener un domicilio social en Suiza, donde se lleven a cabo sus actividades comerciales y se emplee a personal local (alternativamente, puede buscar el domicilio en otra empresa o persona física)

Documentos necesarios:

  • Un plan de negocios y una revisión detallada de las actividades comerciales de la empresa
  • Documentos de identificación de los fundadores
  • Permisos de residencia
  • Una copia de un contrato de alquiler que demuestre la existencia del domicilio social en Suiza
  • Estatutos
  • Estatutos de una empresa
  • La declaración de Stampa que demuestra que no existen otras aportaciones en especie y recuperaciones de activos aparte de las enumeradas en los estatutos
  • La declaración Lex Friedrich, que es un permiso concedido a un ciudadano extranjero para comprar bienes inmuebles en Suiza

Sociedad de Responsabilidad Limitada (GmbH)

El capital social mínimo es de 20.000 francos suizos (unos 19.668 euros) que deben transferirse a una cuenta bancaria suiza recién abierta o depositarse con activos como criptodivisas.

Las principales características de una Sociedad de Responsabilidad Limitada (GmbH):

  • Adecuado para pequeñas y medianas empresas
  • Al menos un fundador (persona física o jurídica)
  • Número ilimitado de titulares de cuotas
  • Responsabilidad exclusiva de las deudas, aunque los estatutos pueden imponer la obligación de pagar un capital adicional
  • Tributa por sus ingresos a nivel de empresa
  • Los titulares de las cuotas tributan por los dividendos distribuidos
  • Gestión delegada a todos los socios
  • El informe anual de auditoría es obligatorio (excepto para las pequeñas empresas)

Los estatutos de una Sociedad de Responsabilidad Limitada (GmbH) deberán incluir lo siguiente:

  • Nombre de la empresa único y compatible
  • Dirección del domicilio social en Suiza
  • Objetivo empresarial claramente definido y actividades principales que deben realizarse
  • Cantidad específica de fondos propios y contribuciones (en efectivo, en especie o como deuda externa)
  • Método específico utilizado para notificar a las partes interesadas

Sociedad Anónima con socios ilimitados (KmAG)

Este tipo de empresa es el menos común entre los criptoempresarios. Sin embargo, suele utilizarse cuando un negocio ilimitado (como un empresario individual o una sociedad general) necesita movilizar más capital.

Las principales características de la Sociedad Anónima con socios ilimitados (KmAG):

  • No hay requisito de capital mínimo
  • Capital dividido por acciones
  • Al menos dos socios en los que al menos una persona física debe tener responsabilidad ilimitada, lo que le convierte en socio colectivo
  • Las personas jurídicas solo pueden ser socias de una sociedad de responsabilidad limitada que las convierta en socios de responsabilidad limitada (responsabilidad limitada a una cantidad determinada inscrita en el Registro Mercantil)
  • Si la limitación de responsabilidad no se inscribe en el Registro Mercantil, el socio pasa a ser responsable sin limitación alguna, salvo que pueda demostrar que los terceros tenían conocimiento de la responsabilidad limitada
  • Los socios de responsabilidad limitada tienen derechos y responsabilidades limitados (es decir, no pueden ser responsables de la gestión global de la empresa)

Los estatutos de la Sociedad Anónima con socios ilimitados (KmAG) debe contener la siguiente información:

  • Nombre de empresa único y compatible
  • Dirección del domicilio social en Suiza
  • Objetivo empresarial claramente definido y actividades principales que deben realizarse
  • Cantidad específica de fondos propios y contribuciones (en efectivo, en especie o como deuda externa)
  • Detalles de las acciones (tipo, cantidad y valor nominal)
  • Normas de organización de las juntas generales y derechos de voto de los accionistas
  • Información sobre las personas designadas para la gestión de la empresa (consejo de administración) y la auditoría (auditores de cuentas)
  • Método específico de notificación o declaración de los accionistas

Sociedad Anónima por Acciones (AG)

El capital social mínimo -100.000 francos suizos (aprox. 98.000 euros), no menos del 20% y no menos de 50.000 francos suizos (aprox. 49.000 euros) debe ser transferido a una cuenta bancaria suiza o realizar aportaciones como cripto u otros activos.

Las principales características de la Sociedad Anónima (AG):

  • Al menos un fundador (persona física o jurídica)
  • Tributa por sus ingresos a nivel de empresa
  • Número ilimitado de accionistas
  • La responsabilidad del accionista se limita al importe de las acciones de suscripción
  • Los accionistas tributan por los dividendos distribuidos
  • El Consejo de Administración es el órgano de gobierno autorizado para representar a la empresa en un
  • El Consejo de Administración puede decidir delegar las responsabilidades de gestión diaria a terceros mediante la aplicación de los estatutos de la organización
  • El informe anual de auditoría es obligatorio (excepto para las pequeñas empresas)

Los estatutos de la Sociedad de Responsabilidad Limitada (JSC) deberán contener la siguiente información:

  • Nombre de la empresa único y compatible
  • Objetivo empresarial claramente definido y actividades principales que deben realizarse
  • Dirección del domicilio social en Suiza
  • Cantidad específica de capital y contribuciones (en efectivo, en especie o como deuda externa), incluyendo el número y valor de las acciones que posee cada accionista
  • Método específico utilizado para notificar a los accionistas

LO QUE HAY QUE HACER

En general, hay que seguir los siguientes pasos para crear una empresa suiza:

  • Registre el nombre de su empresa a través de la plataforma EasyGov, que inscribirá automáticamente la empresa en el Registro Mercantil y de Sociedades suizo y le asignará un número de identificación de empresa único (UID)
  • Asegúrese de que el nombre no está registrado por nadie más comprobando el índice central de nombres comerciales
  • Abrir una cuenta en el banco suizo y transferir el capital social mínimo requerido
  • Si el capital supera los 1.000.000 de francos suizos (unos 983.000 euros), el impuesto de timbre se aplicará sobre el capital social mínimo del 1% y podrá pagarse en un plazo de 30 días a partir de la fecha de registro de la empresa
  • La Asociación de Banqueros Suizos ha publicado unas directrices sobre la apertura de una cuenta bancaria corporativa para empresas de blockchain a las que se puede acceder aquí
  • Busque un notario que compruebe la escritura de constitución y otros documentos corporativos, así como que prepare una declaración de registro de la empresa tan pronto como presente pruebas de la transferencia del capital original
  • Las empresas cuyo volumen de negocios supere los 100.000 francos suizos (aproximadamente 98.000 euros) deben registrarse en el Registro mercantil del cantón en el que se encuentra la empresa
  • Costes 600 francos suizos (unos 590 euros)
  • Los documentos notariales pueden enviarse por correo o presentarse en línea a través de un sitio web específico
  • Solicitar una licencia de criptografía en la FINMA
  • Registro en la Oficina Federal de Impuestos y en las autoridades fiscales cantonales
  • Inscribir a sus empleados en la Oficina Federal de la Seguridad Social y en la Caja Cantonal de Compensación (Ausgleichskasse)
  • Cobrar el seguro comercial

Una vez tramitada la solicitud, el Registro Mercantil publica sus datos en el Boletín Mercantil Suizo cuando la nueva empresa se considera plenamente registrada.

Una vez concedida la licencia criptográfica, puede empezar a realizar actividades criptográficas en Suiza. Si tiene algún cambio futuro en su empresa, como una nueva dirección, diversos ajustes técnicos o actualizaciones de documentos clave, debe informar a la FINMA, que le dará permiso para reanudar su actividad.

En función de su modelo de negocio y de la naturaleza de sus actividades relacionadas con la criptografía, puede solicitar una de las siguientes licencias:

  • La licencia de fintech o intermediario financiero es la más popular, ya que permite a las empresas aceptar depósitos gubernamentales de hasta 100 millones de CHF (aprox. 96 millones de euros) o almacenar y comercializar activos criptográficos que no pueden invertirse y no se pueden pagar intereses por ellos.
  • La licencia bancaria permite un número ilimitado de depósitos de personas físicas o jurídicas
  • La licencia de fondos de inversión permite a los gestores de fondos supervisar los activos de los fondos colectivos en nombre de los clientes
  • La licencia para el centro de negociación DLT permite la negociación multilateral de valores DLT

FISCALIDAD DE LAS CRIPTOMONEDAS EN SUIZA

Los impuestos suizos son recaudados y administrados por la Agencia Tributaria Federal (FSA), los cantones y los municipios. Los tipos impositivos federales son estables, mientras que los cantonales se determinan anualmente y se publican en el sitio web oficial de cada cantón.

Todos los tipos de empresas que realizan actividades criptográficas en Suiza están generalmente sujetos a los siguientes impuestos federales, cantonales o comunales:

  • Impuesto de sociedades (CIT) -12%-21%
  • Impuesto sobre las ganancias de capital (WCL) – 0,001%-0,5%.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) – 7,7
  • Retención de impuesto (GSP) – 35 por ciento;
  • Cotizaciones a la Seguridad Social – 0,5 – 5,3
  • Impuesto sobre el timbre – 1 %

Suiza ha suscrito acuerdos internacionales para la eliminación de la doble imposición con un centenar de países, lo que permite a los contribuyentes proteger sus ingresos fiscales en dos países diferentes.

Nuestro equipo de abogados dedicados y orientados a la calidad estará encantado de proporcionarle un apoyo personalizado y de valor añadido en la creación de su empresa de criptodivisas en Suiza, incluyendo la presentación de una solicitud de licencia criptográfica. Desde el inicio del proceso recibirá el apoyo de especialistas en el ámbito de la constitución de empresas, el rápido desarrollo de la legislación sobre el blanqueo de capitales, la contabilidad financiera y la fiscalidad.

Kristine Ella

GESTOR DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

NUESTRO EQUIPO

Jekaterina

Jekaterina
Smolits

DIRECTORA GENERAL

[email protected]

Diana

Diana
Nossenko

ASOCIADO SENIOR

[email protected]

Julia

Julia
Allik

ASOCIADO SENIOR

[email protected]

Kristine

Kristine
Ella

GESTOR DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

Milana

Milana
Scherbakova

GESTOR DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

Adelina

Adelina
Sahhova

GERENTE DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

Polina

Polina
Merkulova

GERENTE DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

Anastasia

Anastasia
Mitiaeva

GERENTE DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

Sheyla

Sheyla
Shamilli

GERENTE DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

Ekaterina Kokareva

Ekaterina
Kokareva

GERENTE DE SERVICIOS DE LICENCIAS

[email protected]

Yulia

Yulia
Parushina

Director de Servicios de Impuestos de Sociedades

[email protected]

Jekaterina

Jekaterina
Alsmit

Director de Servicios de Impuestos de Sociedades

[email protected]

Diana

Diana
Hamdamova

SOCIO GESTOR

[email protected]

Valeria

Valeriya
Kuteneva

GESTORA DE PROYECTOS

[email protected]

Olga

Olga
Arsenyev

GESTORA DE PROYECTOS

[email protected]

CONTACTAR CON NOSOTROS

Por el momento, los principales servicios de nuestra empresa son las soluciones legales y de cumplimiento para proyectos FinTech. Nuestras oficinas se encuentran en Tallin, Vilna, Praga y Varsovia. El equipo jurídico puede ayudarle con el análisis legal, la estructuración de proyectos y la normativa legal.

Company in Estonia OÜ

Número de registro: 14153440
Año: 16.11.2016
Número de licencia: FIU000186
Teléfono: +372 5333 8208
Correo electrónico: [email protected]
Dirección: Laeva 2, Tallinn, 10151 Estonia

Company in Lithuania UAB

Número de registro: 304377400
Año: 30.08.2016
Teléfono: +370 661 75988
Correo electrónico: [email protected]
Dirección: Lvovo g. 25 – 702, 7ª planta, Vilna, 09320, Lituania

Company in Poland Sp. z o.o

Número de registro: 38421992700000
Año: 28.08.2019
Teléfono: +48 50 633 5087
Correo electrónico: [email protected]
Dirección: Twarda 18, 15ª planta, Varsovia, 00-824, Polonia

Company in Czech Republic s.r.o.

Número de registro: 08620563
Año: 21.10.2019
Teléfono: +420 775 524 175
Correo electrónico:  [email protected]
Dirección: Na Perštýně 342/1, Staré Město, 110 00 Praga

POR FAVOR, DEJE SU SOLICITUD