Formación de empresas en Suiza

Suiza, famosa por sus impresionantes paisajes, ingeniería de precisión y una economía robusta, se erige como un centro atractivo para los empresarios que buscan establecer sus empresas comerciales en un entorno altamente competitivo pero gratificante. Ubicada en el corazón de Europa, Suiza ofrece una combinación única de estabilidad, innovación y una infraestructura empresarial incomparable. Esta guía integral tiene como objetivo dilucidar los pasos esenciales y las ideas necesarias para navegar el proceso de iniciar un negocio en esta nación próspera y favorable a los negocios.

Antes de profundizar en las complejidades de iniciar un negocio en Suiza, es vital comprender el panorama empresarial multifacético. Suiza cuenta con una economía diversa con sectores fuertes en finanzas, productos farmacéuticos, biotecnología, ingeniería de precisión y turismo. Una investigación de mercado exhaustiva, la comprensión del comportamiento del consumidor local y la evaluación de la competencia sientan las bases para una empresa exitosa.

Los empresarios en Suiza pueden optar por diversas estructuras comerciales,como una empresa unipersonal, una sociedad de responsabilidad limitada (GmbH / Sàrl), una sociedad anónima (AG / SA) o una sucursal. Cada estructura tiene sus propias implicaciones legales, fiscales y de responsabilidad. Consultar a expertos legales o asesores comerciales es crucial para determinar la estructura más adecuada alineada con sus objetivos comerciales. Recomendamos encarecidamente iniciar una sociedad de responsabilidad limitada (GmbH / Sàrl) para beneficiarse y protegerse.

Registrar una empresa en Suiza implica varios pasos clave. Esto incluye:

  1. Obtención de una licencia comercial
  2. Definición del propósito de la empresa
  3. Redacción de los estatutos sociales
  4. Inscripción en el Registro Mercantil.

El cumplimiento de las regulaciones fiscales, las contribuciones a la seguridad social y el cumplimiento de las leyes laborales es esencial para una configuración operativa fluida.

PAQUETE «FORMACIÓN DE EMPRESAS EN SUIZA»

4,500 EUR
EL PAQUETE «FORMACIÓN DE EMPRESAS EN SUIZA» INCLUYE:
  • Cargo por servicio de incorporación
  • Preparación del Poder notarial
  • Verificación del nombre de la empresa
  • Registro de una persona jurídica
  • Certificado de Incorporación
  • Memorándum y Estatutos Sociales
  • Tasas estatales para la incorporación
  • Asesoramiento legal para constituir una empresa

Crear una empresa en Suiza

Servicios corporativos en Suiza

Ventajas para establecer una empresa en Suiza

Prestigio jurisdiccional y reconocimiento mundial

Amplia oferta del sector bancario

Sistema fiscal favorable para las empresas

Beneficios de abrir una empresa en Suiza

Constitución de sociedades en Suiza
Establecer una empresa en Suiza ofrece una gran cantidad de ventajas que atraen a empresas de todo el mundo. Reconocida por su estabilidad, Suiza ofrece un sistema legal sólido y bien establecido, fomentando un entorno seguro para las operaciones comerciales. El país cuenta con una fuerza laboral altamente calificada y multilingüe, lo que facilita las transacciones comerciales eficientes y la conectividad global. El sistema fiscal favorable de Suiza, que comprende tasas impositivas corporativas moderadas y diversos incentivos fiscales, sirve como un atractivo significativo para las empresas que buscan optimización y planificación fiscal. Además, su ubicación estratégica en Europa central y su infraestructura excepcional contribuyen a agilizar la logística y la accesibilidad dentro de Europa. Además, la reputación del país de estabilidad política, confidencialidad y alta calidad de vida solidifica aún más el atractivo de Suiza como centro ideal para la expansión y el crecimiento de los negocios internacionales. Sin embargo, el éxito requiere una planificación meticulosa, el cumplimiento de las obligaciones legales, un profundo conocimiento del mercado y el aprovechamiento de los recursos y sistemas de apoyo disponibles. Al navegar por estos pasos con diligencia y buscar orientación experta cuando sea necesario, los empresarios pueden embarcarse en un viaje gratificante hacia el establecimiento y el florecimiento dentro del prestigioso y floreciente ecosistema económico de Suiza.

Algunos de los factores clave para elegir Suiza para iniciar un negocio:

SuizaEstabilidad Política y Económica

Una de las principales razones por las que los empresarios se sienten atraídos por Suiza es su estabilidad política y económica. El país tiene una larga reputación de neutralidad, fomentando un entorno seguro que promueve el florecimiento de los negocios. Su gobierno estable, marco regulatorio sólido y sistema legal eficiente proporcionan una base sólida para las operaciones comerciales, infundiendo confianza en inversores y empresarios por igual.

SuizaUbicación Estratégica y Acceso a los Mercados Europeos

Ubicada en el corazón de Europa, Suiza ofrece fácil acceso al mercado de la Unión Europea (UE) sin ser miembro de la UE. Esta ubicación estratégica sirve como una excelente base para empresas que buscan aprovechar el vasto mercado europeo mientras se benefician de las políticas comerciales independientes de Suiza y de su regulación empresarial favorable.

SuizaEntorno Fiscal Favorable

Suiza cuenta con un sistema fiscal competitivo que atrae a empresas de todo el mundo. Sus tasas impositivas corporativas son notablemente más bajas en comparación con muchos otros países europeos. Además, ciertos cantones (regiones) ofrecen tratamiento fiscal preferencial e incentivos para atraer empresas, lo que lo convierte en un destino atractivo para empresarios que buscan ventajas fiscales.

SuizaOportunidades de Innovación e Investigación

El país tiene un fuerte enfoque en la innovación y la investigación, brindando amplias oportunidades para empresas en diversas industrias. Suiza alberga universidades e instituciones de investigación de clase mundial, fomentando un entorno propicio para avances tecnológicos e investigaciones de vanguardia. Los empresarios pueden beneficiarse de la colaboración con estas instituciones y acceder a un talento altamente calificado.

SuizaInfraestructura y Fuerza Laboral de Alta Calidad

Suiza es conocida por su infraestructura excepcional, que incluye transporte confiable, telecomunicaciones de última generación e instalaciones modernas. Además, el país cuenta con una fuerza laboral altamente educada y multilingüe conocida por su eficiencia, confiabilidad y fuerte ética de trabajo. Este grupo de trabajo cualificado contribuye significativamente al éxito y la productividad de las empresas que operan en Suiza.

Sector Bancario

El sistema bancario de Suiza está compuesto por una mezcla de bancos nacionales e internacionales, que ofrecen una amplia gama de servicios a las empresas. El sector está regulado por la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero Suizo (FINMA), garantizando el cumplimiento de estrictos estándares regulatorios y promoviendo la estabilidad y la confianza dentro de la industria financiera.

Cuentas corporativas

Los bancos suizos ofrecen una variedad de opciones de cuentas corporativas adaptadas a empresas de diferentes tamaños e industrias. Estas cuentas brindan funciones como soporte multidivisa, banca en línea, transferencias bancarias internacionales y acceso a productos y servicios financieros especializados.

Soluciones de financiamiento

Las empresas en Suiza tienen acceso a una amplia gama de opciones de financiamiento, incluidos préstamos comerciales, líneas de crédito, financiamiento comercial y soluciones de financiamiento personalizadas para industrias específicas. Los bancos suizos colaboran con las empresas para proporcionar paquetes financieros personalizados que satisfagan sus necesidades de financiación.

Gestión patrimonial

Para las empresas con activos sustanciales, los bancos suizos ofrecen servicios integrales de gestión patrimonial, que incluyen asesoramiento sobre inversiones, gestión de carteras y planificación patrimonial. Estos servicios tienen como objetivo optimizar el rendimiento de las inversiones al tiempo que garantizan una gestión adecuada de los riesgos y la preservación del patrimonio.

Servicios de Banco y Comercio Internacional

La ubicación estratégica de Suiza y su infraestructura bancaria bien establecida la convierten en un centro para el comercio y las finanzas internacionales. Los bancos en Suiza brindan soluciones de financiamiento comercial, cartas de crédito, financiamiento de importación/exportación y servicios de cobertura de divisas, lo que facilita transacciones internacionales sin interrupciones para las empresas.

Bancos privados vs. Públicos

p style=”hyphens: auto;”>Suiza alberga una combinación de bancos públicos y privados. Los bancos privados suelen atender a personas y empresas de alto patrimonio neto, ofreciendo servicios personalizados, gestión patrimonial y discreción. Los bancos públicos, por otro lado, a menudo son más accesibles para una gama más amplia de empresas, ya que brindan una gama más amplia de servicios y satisfacen diferentes necesidades financieras.

Banco en línea y Fintech

Los bancos suizos han adoptado los avances tecnológicos, ofreciendo sofisticadas plataformas de banca en línea y adoptando innovaciones fintech. Brindan servicios bancarios seguros en línea, aplicaciones móviles y herramientas digitales que permiten a las empresas administrar sus finanzas de manera eficiente, realizar transacciones y acceder a los servicios bancarios de forma remota.

Cumplimiento normativo y confidencialidad

p style=”hyphens: auto;”>Suiza mantiene un estricto cumplimiento de las regulaciones bancarias internacionales, al tiempo que mantiene su tradición de confidencialidad bancaria. Los bancos suizos cumplen con los estándares internacionales sobre las regulaciones contra el lavado de dinero (AML) y conozca a su cliente (KYC) para garantizar la transparencia e integridad dentro del sistema financiero, al tiempo que salvaguardan la confidencialidad del cliente dentro de los límites legales.

Establecer una empresa en Suiza implica navegar por una serie de requisitos y procedimientos diseñados para garantizar el cumplimiento de las leyes y regulaciones suizas. Uno de los pasos iniciales es seleccionar la estructura legal adecuada para la empresa, que podría ser una empresa unipersonal, una sociedad anónima, una sociedad de responsabilidad limitada (LLC) o una sociedad anónima (AG). Elegir un nombre comercial único que cumpla con las regulaciones suizas es esencial, ya que debe representar con precisión la naturaleza del negocio y no estar en uso por otra empresa. Determinar la ubicación del domicilio social de la empresa también es crucial, ya que esta dirección sirve como dirección oficial para la correspondencia y los avisos legales.

Dependiendo de la estructura legal elegida, es necesario determinar el capital social requerido. Por ejemplo, una AG normalmente requiere un capital social mínimo de 100.000 francos suizos, mientras que una LLC requiere un mínimo de 20.000 francos suizos. Redactar y certificar ante notario los estatutos sociales (AoA) es otro paso importante, ya que estos documentos describen detalles clave como el propósito de la empresa, la estructura de acciones, la administración y los procesos de toma de decisiones. Una vez preparada la documentación necesaria, la empresa debe inscribirse en el Registro Mercantil (Handelsregisteramt) del cantón donde tendrá su sede. Esto implica presentar los documentos requeridos, incluido el AoA y la prueba de capital social.

Comprender las implicaciones fiscales de operar una empresa en Suiza es crucial, ya que las leyes fiscales varían según factores como el cantón de operación, las actividades comerciales y la estructura legal. Además, obtener los permisos o licencias necesarios para industrias o actividades comerciales específicas es esencial para el cumplimiento. Los empleadores también deben familiarizarse con las leyes laborales suizas, incluidas las prácticas de contratación, los derechos de los empleados y las contribuciones obligatorias a la seguridad social. Establecer prácticas contables compatibles y garantizar la presentación oportuna de informes financieros y declaraciones de impuestos es necesario para el cumplimiento continuo.

Aspectos clave relacionados con la formación de una empresa en Suiza:

  • Se puede establecer mediante la firma de una escritura notarial
  • Se requiere al menos un accionista y un miembro de la junta que deben estar en forma y ser adecuados
  • El nombramiento de un auditor es obligatorio en la mayoría de los casos
  • Tener un domicilio social y emplear personal local es obligatorio.
  • Se permite tener una cuenta bancaria corporativa operativa en un banco extranjero
  • Los accionistas no tienen que ser ciudadanos suizos

Los requisitos estándar de capital social inicial son los siguientes:

  • GmbH-20.000 francos suizos (aprox. 19.668 EUR) que debe transferirse a una cuenta bancaria suiza
  • AG – 100.000 CHF (aprox. 98.352 EUR), al menos el 20% del mismo y no menos de 50.000 CHF (aprox. 49.176 EUR) debe transferirse a una cuenta bancaria suiza

En general, navegar por el proceso de establecer una empresa en Suiza requiere una planificación cuidadosa, atención a los detalles y cumplimiento de los requisitos legales. Buscar la orientación de profesionales legales y financieros familiarizados con las prácticas comerciales suizas puede ayudar a garantizar un proceso de formación de empresas sin problemas y exitoso.

Sistema Tributario en Suiza

El sistema fiscal de Suiza es conocido por su atractivo para las empresas, ya que ofrece tasas impositivas corporativas favorables, incentivos para actividades de I + D y un entorno financiero estable. Comprender el marco tributario, incluidos los impuestos federales, cantonales y municipales, es crucial. Se recomienda contratar contadores o asesores fiscales competentes para garantizar el cumplimiento y optimizar las estrategias fiscales.

Impuesto Corporativo Federal

A nivel federal, Suiza impone una tasa fija del impuesto sobre sociedades del 8,5% sobre los beneficios netos generados por las empresas. Sin embargo, es crucial tener en cuenta que esta tasa impositiva federal se aplica a las ganancias después de que se hayan contabilizado los impuestos cantonales y municipales. Por lo tanto, la tasa impositiva efectiva varía significativamente entre los diferentes cantones.

Impuestos Cantonales y Municipales

Las tasas impositivas cantonales y municipales difieren considerablemente entre los 26 cantones y numerosos municipios de Suiza. Esta diversidad permite a las empresas elegir ubicaciones en función de sus preferencias fiscales específicas. Algunos cantones ofrecen regímenes fiscales preferenciales e incentivos para atraer empresas, lo que resulta en tasas impositivas efectivas sustancialmente más bajas. Por ejemplo, ciertos cantones, como Zug y Schwyz, son bien conocidos por sus tasas impositivas favorables y sus políticas favorables a las empresas, lo que los hace particularmente atractivos para las corporaciones.

Incentivos Fiscales y Resoluciones

Suiza ofrece diversos incentivos fiscales y resoluciones destinadas a fomentar la innovación, la investigación y el desarrollo. Las empresas dedicadas a estas actividades pueden beneficiarse de tipos impositivos reducidos o exenciones sobre los ingresos derivados de derechos específicos de propiedad intelectual o beneficios relacionados con la innovación. Además, algunos cantones ofrecen exenciones fiscales o deducciones para las empresas que invierten en industrias específicas o contribuyen al desarrollo económico local.

Privilegios de la Sociedad Holding

Suiza ofrece un trato fiscal ventajoso para las sociedades holding. Las empresas dedicadas principalmente a la tenencia y gestión de inversiones pueden beneficiarse de exenciones fiscales específicas y tasas reducidas sobre dividendos calificados y ganancias de capital. Esta configuración fomenta el establecimiento de sedes regionales o globales en Suiza, lo que refuerza aún más el atractivo del país para las corporaciones multinacionales.

Tratados Fiscales y Prevención de la Doble Imposición

Suiza tiene una extensa red de tratados de doble imposición con numerosos países de todo el mundo. Estos tratados tienen como objetivo evitar la doble imposición sobre los ingresos obtenidos en un país por un residente de otro. Esto brinda a las empresas claridad y certeza con respecto a sus obligaciones tributarias y ayuda a evitar situaciones en las que se gravan los mismos ingresos en múltiples jurisdicciones.

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Suiza impone un Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre el suministro de bienes y servicios. La tasa estándar del IVA es del 7,7%, pero ciertos bienes y servicios están sujetos a una tasa reducida del 2,5% o están completamente exentos. Las empresas con una facturación anual que supere un determinado umbral deben registrarse a efectos del IVA y cumplir con las obligaciones de información relacionadas.

El marco fiscal de Suiza para las empresas se caracteriza por su estructura federal, tasas impositivas corporativas competitivas, diversidad cantonal, incentivos fiscales y tratados destinados a fomentar un entorno empresarial propicio. La posibilidad de elegir entre una variedad de regímenes fiscales cantonales permite a las empresas optimizar sus estrategias fiscales y beneficiarse de condiciones favorables. Sin embargo, navegar por el complejo panorama fiscal en Suiza requiere una consideración cuidadosa y orientación experta para garantizar el cumplimiento y maximizar la eficiencia fiscal. En general, el atractivo marco fiscal del país continúa atrayendo a empresas que buscan estabilidad, trato fiscal favorable y oportunidades de crecimiento e innovación.

Suiza

capital

Capital

population

Población

currency

Moneda

gdp

PBI

Berna 8,636,896 CHF $92,434

El sector bancario suizo destaca por su estabilidad, diversidad de servicios, innovación tecnológica y compromiso con la confidencialidad del cliente dentro de los marcos legales. Las empresas que operan en Suiza tienen acceso a una sólida infraestructura bancaria que satisface sus necesidades financieras, ya sea que impliquen transacciones cotidianas, financiamiento, gestión patrimonial o comercio internacional. Sin embargo, aunque el sistema bancario suizo ofrece numerosas ventajas, las empresas deben navegar por el panorama regulatorio y buscar asesoramiento experto para tomar decisiones informadas y maximizar los beneficios de la banca en Suiza.

Suiza se destaca como una opción excepcional para los empresarios que buscan establecer o expandir sus empresas comerciales debido a una combinación de ventajas incomparables. Reconocida por su estabilidad política, resiliencia económica y entorno favorable para los negocios, Suiza ofrece una infraestructura sólida que fomenta la innovación y el crecimiento. La ubicación estratégica del país en el corazón de Europa proporciona acceso al vasto mercado europeo sin ser miembro de la UE, lo que permite a las empresas aprovechar sus políticas comerciales independientes y regulaciones comerciales favorables. Además, Suiza cuenta con un sistema fiscal competitivo con tasas variables en todos los cantones, lo que permite a las empresas seleccionar ubicaciones en función de las preferencias fiscales. Su compromiso con la innovación es evidente a través de instituciones de investigación de clase mundial y una fuerza laboral multilingüe altamente calificada que contribuye significativamente al éxito de las empresas en diversas industrias. Además, el sistema bancario suizo, conocido por su confidencialidad y confiabilidad, ofrece una gama de sofisticados servicios financieros diseñados para satisfacer las diversas necesidades de las empresas, facilitando el comercio y las finanzas internacionales. Más allá de sus ventajas comerciales, Suiza ofrece una calidad de vida excepcional con paisajes impresionantes, excelente atención médica y un alto nivel de vida, atrayendo talento internacional y proporcionando un entorno ideal para los empleados y sus familias. En general, la combinación de estabilidad, innovación, marcos fiscales favorables, fuerza laboral calificada y calidad de vida excepcional de Suiza la convierte en una opción óptima para los empresarios que buscan un entorno propicio para iniciar o expandir sus negocios.

Si planea operar su negocio dentro de la jurisdicción más estimada, los consultores competentes y experimentados de Regulated United Europe (RUE) están ansiosos por brindarle apoyo. Con un profundo conocimiento y un seguimiento vigilante de la legislación en Suiza, podemos guiarlo de manera experta a través del proceso de establecimiento de la empresa y el inicio de su negocio. Además, estamos entusiasmados de ayudarlo con la contabilidad y la presentación de informes financieros. Asegure una consulta personalizada ahora para comenzar su aventura en este próspero mercado.

¿Qué tipos de empresas existen en Suiza?

Suiza es conocida por su economía estable, su sistema bancario fiable y su favorable clima de inversión, que la hacen atractiva para empresarios de todo el mundo. La legislación suiza prevé varias formas de entidades jurídicas, lo que le permite elegir la más adecuada para su negocio en función del tamaño de la empresa, la estructura del capital, los objetivos y otros factores. He aquí los principales tipos de sociedades que existen en Suiza:

  1. Iniciativa empresarial individual (Einzelunternehmen)

Es la forma más sencilla y común de hacer negocios, adecuada para pequeñas empresas. Los empresarios individuales responden plenamente de las obligaciones de su empresa con todos sus bienes. Este tipo de empresa es fácil de registrar y gestionar sin necesidad de una contabilidad o unos informes complejos.

  1. Sociedad de responsabilidad limitada (GmbH – Gesellschaft mit beschränkter Haftung)

Una GmbH es una forma societaria adecuada para pequeñas y medianas empresas. Ofrece responsabilidad limitada a sus fundadores dentro de los límites de las aportaciones realizadas. El capital mínimo autorizado para la constitución de una GmbH es de 20.000 CHF. La empresa es gestionada por sus miembros a través de una junta general y las funciones operativas suelen encomendarse a uno o varios administradores.

  1. Sociedad anónima (AG – Aktiengesellschaft)

AG es una sociedad de responsabilidad limitada en la que el capital está dividido en acciones. Es la forma más adecuada para las grandes empresas. El capital mínimo autorizado es de 100.000 CHF, de los cuales al menos 50.000 CHF deben aportarse en el momento de la constitución. Los accionistas no responden personalmente de las deudas de la empresa, su responsabilidad se limita al importe de su aportación.

  1. Sociedad de responsabilidad limitada (Kommanditgesellschaft – KG)

KG es una sociedad en la que hay al menos dos tipos de socios: socios comanditarios (socios de responsabilidad limitada cuya responsabilidad se limita al importe de su aportación) y socios comanditarios (socios que responden plenamente de las obligaciones de la sociedad con la totalidad de su patrimonio). Este tipo de sociedad suele utilizarse en empresas familiares y medianas empresas.

  1. Sociedad de responsabilidad limitada (Kollektivgesellschaft – KG)

Es una forma de sociedad en la que dos o más personas (físicas o jurídicas) se unen para llevar a cabo negocios bajo un nombre común. Todos los socios responden solidariamente de las obligaciones de la empresa con un patrimonio personal ilimitado. Esta forma es adecuada para pequeñas y medianas empresas, especialmente para actividades profesionales (por ejemplo, despachos de abogados o empresas de contabilidad).

Conclusión

La elección de la forma correcta de entidad jurídica en Suiza depende de muchos factores, como el tamaño de la empresa, la estructura de gestión y consideraciones financieras y fiscales. Cada tipo de empresa tiene sus propias ventajas e inconvenientes y exige el cumplimiento de determinadas normas y reglamentos. Es importante investigar a fondo todas las opciones disponibles y, si es necesario, consultar con profesionales para elegir la forma más adecuada para su negocio en Suiza.

Tabla con los tipos impositivos para las empresas registradas en Suiza. Suiza es famosa por su economía estable, sus infraestructuras de alta calidad y su régimen fiscal favorable para las empresas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los tipos impositivos pueden variar de un cantón a otro y de un municipio a otro, por lo que los datos que aquí se presentan sirven como resumen indicativo de los principales tipos impositivos federales.

Nombre del impuesto Tipo impositivo
Impuesto de Sociedades El tipo federal es de aproximadamente el 8,5% sobre los ingresos antes de impuestos. Si se incluyen los impuestos cantonales y municipales, el tipo global puede oscilar entre el 12% y el 24%.
Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) Tipo normal – 7,7%, Tipo reducido – 2,5% (para productos cotidianos como alimentos), Tipo especial para servicios de hostelería – 3,7%.
Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) Un tipo progresivo que varía según el cantón y los ingresos. El tipo máximo federal ronda el 11,5%, pero el tipo general puede llegar al 40% o más si se tienen en cuenta los impuestos cantonales y municipales.
Cotizaciones a la Seguridad Social Tasas diferentes para los distintos tipos de seguridad social; la cotización total del empresario y el trabajador puede rondar el 12-15% del salario.
Impuesto sobre dividendos (Dividend Tax) El tipo se aplica a nivel cantonal y puede variar, con una media en torno al 35%, parcialmente reembolsable en los pagos del impuesto sobre la renta.
Salario medio 2023 Los salarios medios en Suiza varían mucho según el sector, la especialización y la región, pero se encuentran entre los más altos del mundo. Para conocer las cifras exactas, consulte las fuentes actuales en el momento de la consulta.

 

Tenga en cuenta que los tipos indicados son aproximados y pueden variar de un cantón a otro y de un municipio a otro. Suiza ofrece un sistema fiscal complejo pero flexible, con diversos incentivos y programas cantonales para atraer y apoyar a las empresas. También es importante tener en cuenta la posibilidad de doble imposición y la existencia de acuerdos internacionales destinados a evitarla. Para una planificación más precisa y una optimización de las obligaciones fiscales, se recomienda consultar a asesores fiscales profesionales de Regulated United Europe.

Tipos de sociedades (formas) en Suiza

Existen dos formas principales de negocio para los no residentes en Suiza:

  • La sociedad de responsabilidad limitada (GmbH) es el tipo de empresa más popular en Suiza para las pequeñas y medianas empresas.
  • Una empresa que cotiza en bolsa (AG) es el modelo de negocio más utilizado por las grandes empresas.

Sociedad de responsabilidad limitada (GmbH): como su nombre indica, los propietarios de una sociedad de responsabilidad limitada sólo arriesgan el capital que han invertido; sus bienes personales no corren peligro si la empresa quiebra.

El capital mínimo autorizado necesario para registrar una sociedad de responsabilidad limitada es de al menos 20.000 CHF. Además, deberá inscribir a un socio como fundador, así como a un director ejecutivo, es decir, un gerente con poder de firma en Suiza. Al menos uno de los directores ejecutivos debe residir en Suiza. Para simplificar las cosas, el socio fundador y el director ejecutivo pueden ser legalmente la misma persona.

Sociedad anónima (AG) – es el modelo más popular para las grandes empresas en Suiza y la estructura empresarial más utilizada para las empresas financieras.

Para registrar una sociedad anónima (AG) en Suiza, debe tener un capital autorizado mínimo de 100.000 CHF. Además, debe tener al menos una persona en el consejo de administración y un accionista; técnicamente, estos dos cargos pueden ser ocupados por la misma persona. Es importante saber que la mayoría de los miembros del consejo de administración con poder de firma deben residir en Suiza. A diferencia de una sociedad de responsabilidad limitada, los inversores de una sociedad anónima suiza pueden mantener su anonimato.  El capital autorizado puede ser enajenado y gastado en su totalidad tan pronto como se constituya la Sociedad.

Suiza es una de las pocas jurisdicciones que ofrece la opción de depositar capital autorizado en criptomoneda.

Documentos necesarios para abrir una empresa en Suiza

Para registrar una empresa suiza deberá:

  • Traducción notarial del pasaporte;
  • Su referencia bancaria y C

Además, un matiz importante es depositar el capital autorizado de la empresa, para ello se abrirá una cuenta temporal en Suiza.

¿Cuál es el importe del capital autorizado de una empresa en Suiza?

El importe del capital autorizado de una empresa en Suiza varía en función de la forma de entidad jurídica elegida y está determinado por la legislación suiza. El capital autorizado es el importe de los fondos o activos aportados por los fundadores o accionistas al constituir una sociedad, que sirve como garantía de los intereses de los acreedores. Veamos el importe del capital autorizado para los tipos de empresas más comunes en Suiza:

  1. Sociedad de responsabilidad limitada (GmbH)
  • Capital mínimo autorizado: 20.000 francos suizos (CHF).
  • Los fundadores deben aportar la totalidad del capital autorizado en el momento de la constitución de la empresa.
  • El capital se divide en acciones que sólo pueden transferirse con el consentimiento de los demás fundadores.
  1. Sociedad anónima (AG)
  • Capital mínimo autorizado: 100.000 CHF.
  • En el momento de la constitución debe aportarse un mínimo del 50% del capital social (pero no menos de 50.000 CHF).
  • El capital está dividido en acciones que pueden venderse y transferirse libremente, a menos que los estatutos de la empresa estipulen otra cosa.
  1. Sociedad de responsabilidad limitada (KG) y sociedad comanditaria (Kollektivgesellschaft)
  • Para estas formas de negocio, la legislación suiza no impone ningún requisito mínimo de capital autorizado.
  • La responsabilidad de los socios por las obligaciones de la sociedad es personal y puede superar el importe de sus aportaciones.

Peculiaridades del capital autorizado

  • Moneda: El capital autorizado debe expresarse en francos suizos.
  • Funciones: El capital social no sólo sirve para proteger los intereses de los acreedores, sino que también indica la solidez financiera y la seriedad de las intenciones de la empresa.
  • Aportación de capital: Puede hacerse no sólo en efectivo, sino también aportando activos (por ejemplo, bienes inmuebles, equipos) cuyo valor debe evaluarse con precisión.

Importancia de seleccionar el importe del capital autorizado

La elección del tamaño del capital social es una decisión estratégica que puede influir en la percepción que el mercado tiene de una empresa, su solvencia y su capacidad para atraer inversiones. Un mayor capital autorizado puede aumentar la confianza de socios e instituciones financieras, pero también implica una mayor inversión inicial.

Conclusión

El capital autorizado es un elemento importante en la constitución de una empresa en Suiza, ya que refleja su base financiera. Dependiendo de la forma de entidad jurídica elegida, los requisitos de capital social mínimo pueden variar significativamente. Es importante determinar cuidadosamente el importe del capital autorizado, teniendo en cuenta tanto los requisitos legales como los objetivos estratégicos de la empresa.

 ¿Una empresa en Suiza tiene que tener un director local?

La cuestión de si una empresa constituida en Suiza requiere un director local es una consideración clave a la hora de planificar la estructura empresarial y la gestión de la empresa. Este requisito depende de varios factores, incluido el tipo de entidad jurídica de la empresa y los requisitos legales específicos. Veamos los principales puntos relacionados con la necesidad de un director local en las empresas suizas.

Disposiciones generales

La legislación suiza no exige explícita e incondicionalmente que todas las empresas tengan un administrador local. Sin embargo, hay una serie de circunstancias y casos específicos en los que tener un director residente en Suiza resulta necesario o deseable.

Requisitos de residencia fiscal

Una de las principales razones por las que puede ser necesario un director local está relacionada con la residencia fiscal de la empresa. Para que una empresa se considere residente fiscal en Suiza y pueda beneficiarse del sistema fiscal local, es necesario que la empresa se gestione realmente desde Suiza. En este contexto, tener un director residente en Suiza puede aportar pruebas de que las decisiones clave de gestión y económicas se toman en el país.

Tipos de empresas y requisitos de gestión

Dependiendo de la forma jurídica de la empresa, la legislación suiza impone diferentes requisitos a la composición de la dirección:

  • Sociedades anónimas (AG): No es obligatorio que todos los miembros del consejo de administración residan en Suiza, pero en la práctica tener un director local puede facilitar el cumplimiento de las obligaciones fiscales y legales.
  • Sociedades de responsabilidad limitada (GmbH): La legislación tampoco impone la obligación de tener un administrador local, pero a efectos de planificación fiscal y administración, puede recomendarse el nombramiento de un administrador residente.

Consideraciones prácticas

Independientemente de los requisitos legales, en la práctica tener un director local en una empresa suiza puede representar una ventaja significativa. Un director local puede facilitar la interacción con las autoridades, bancos y otras instituciones locales, así como contribuir a una gestión y explotación más eficientes de los recursos y capacidades locales.

Conclusión

Aunque la legislación suiza no impone un requisito absoluto de tener un director local para todos los tipos de empresas, en la práctica tal requisito puede surgir en función de circunstancias específicas, incluidas la planificación fiscal y las necesidades operativas de la empresa. La conveniencia de nombrar a un director local debe evaluarse caso por caso, teniendo en cuenta todos los factores pertinentes, incluidos los aspectos jurídicos, fiscales y prácticos de hacer negocios en Suiza.

 ¿Cuáles son las tasas estatales para crear una empresa en Suiza?

La constitución de una empresa en Suiza está sujeta al pago de tasas estatales, que dependen del tipo de personalidad jurídica de la empresa y del importe de su capital autorizado. Estas tasas forman parte de las tasas administrativas que se cobran para cubrir los costes de registro de una empresa ante las autoridades de registro pertinentes. Es importante tener en cuenta que las tasas están sujetas a cambios, por lo que es aconsejable comprobar la información más reciente antes de crear una empresa. A continuación encontrará un resumen de los principales tipos de empresas en Suiza y las tasas administrativas asociadas.

  1. Sociedad de responsabilidad limitada (GmbH)

El capital autorizado de una GmbH debe ser como mínimo de 20.000 francos suizos (CHF). La tasa estatal por el registro de una sociedad de este tipo consta de dos partes: una tasa por la inscripción en el registro mercantil y unos honorarios notariales por la certificación de los documentos fundacionales. En total, el coste del registro de una GmbH puede variar entre 600 y 1.000 CHF, dependiendo del cantón y de los servicios específicos prestados.

  1. Sociedad anónima (AG)

El capital mínimo autorizado para una AG es de 100.000 CHF. Al igual que en el caso de una GmbH, las tasas estatales de registro de una sociedad anónima incluyen las tasas de inscripción en el registro mercantil y los gastos de notaría. El coste total del registro de una AG suele oscilar entre 1.000 y 2.000 CHF, dependiendo del cantón y de los servicios específicos que puedan ser necesarios en el proceso de registro.

  1. Iniciativa empresarial individual

No se requiere capital autorizado para registrar una empresa individual. Las tasas estatales para este tipo de empresa son considerablemente más bajas y pueden oscilar entre 0 y varios cientos de francos, en función de los requisitos de registro de los distintos cantones. En algunos casos, el registro de una empresa individual puede ser gratuito.

Tasas e impuestos adicionales

Además de las tasas de registro directas del gobierno, las empresas pueden tener que hacer frente a costes adicionales como:

  • Honorarios notariales: Para la certificación notarial de documentos constitutivos y otros documentos que requieran certificación notarial.
  • Derechos de publicación: Algunos cantones pueden exigir tasas de publicación por la publicación de documentos constitutivos en periódicos oficiales.
  • Servicios de asesoramiento: Gastos de asesoramiento jurídico, fiscal o contable al crear una empresa.

Conclusión

El importe de las tasas gubernamentales para constituir una empresa en Suiza depende de muchos factores, entre ellos el tipo de entidad jurídica y el cantón de constitución. Aunque las tasas y cargos iniciales pueden parecer considerables, el entorno económico favorable y la estabilidad de Suiza suelen compensar estos costes al ofrecer una plataforma empresarial favorable. Es importante planificar cuidadosamente el proceso de constitución y tener en cuenta todos los costes posibles para garantizar el éxito del inicio y el desarrollo posterior de su empresa en Suiza.

 ¿Cuál es el coste anual de mantenimiento de una empresa en Suiza?

El coste anual de mantener una empresa en Suiza varía en función de muchos factores, entre ellos el tipo de entidad jurídica de la empresa, el tamaño y el alcance del negocio, así como los requisitos y obligaciones específicos impuestos por la legislación cantonal y federal. En este artículo, examinaremos los principales componentes del coste anual de mantener una empresa en Suiza para dar a los empresarios una idea de los costes potenciales.

Gastos de gestión y administración

  • Tasas de inscripción y contribuciones

Cada año, las empresas pueden estar sujetas a tasas de registro que dependen del cantón de constitución. Estas tasas pueden variar, pero no suelen ser significativas.

  • Contabilidad y auditoría

El coste de los servicios de contabilidad y auditoría depende del tamaño de la empresa y de la complejidad de sus operaciones. Para las pequeñas empresas, el coste anual puede empezar en 2.000 CHF, mientras que las grandes empresas con múltiples operaciones pueden gastar 20.000 CHF o más.

  • Servicios jurídicos

Los costes jurídicos anuales también varían mucho en función de las particularidades de la empresa y pueden oscilar entre unos pocos miles y decenas de miles de francos.

Obligaciones fiscales

  • Impuesto de sociedades

El impuesto de sociedades en Suiza varía según el cantón y el municipio donde esté registrada la empresa, con tipos generales que oscilan entre el 12% y el 24%. Es una de las principales cargas financieras anuales.

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Si el volumen de negocios de una empresa supera los 100.000 francos suizos al año, está obligada a registrarse como contribuyente del IVA. El tipo del IVA en Suiza es del 7,7% para la mayoría de bienes y servicios.

Gastos de oficina y funcionamiento

  • Alquiler de oficinas

El alquiler de oficinas varía considerablemente en función de la ubicación y el tamaño de la oficina. Los costes de alquiler son más altos en las grandes ciudades.

  • Salarios y seguridad social

Los salarios de los empleados y las cotizaciones a la seguridad social representan una parte importante de los costes de funcionamiento de la empresa. Suiza es conocida por su alto nivel de vida y, en consecuencia, sus elevados salarios.

Otros posibles costes

  • Seguros

Las primas de seguro, incluidos los seguros de responsabilidad civil y de propiedad, pueden variar significativamente en función del tipo de negocio al que se dedique la empresa.

  • Contribuciones a cámaras de comercio e industria y asociaciones

La participación en asociaciones profesionales y empresariales puede requerir el pago de cuotas anuales.

Conclusión

El coste anual de mantener una empresa en Suiza depende de muchas variables y puede variar mucho en función del tamaño y las características específicas de la empresa. Es importante planificar y considerar cuidadosamente todos los costes potenciales para optimizar las operaciones y la planificación fiscal. A pesar del coste relativamente elevado de hacer negocios, Suiza ofrece un entorno económico favorable con infraestructuras desarrolladas, estabilidad y acceso a los mercados europeos y mundiales, lo que la hace atractiva para los negocios internacionales.

 ¿Cuáles son las principales ventajas de crear una empresa en Suiza?

Establecer una empresa en Suiza atrae a empresarios e inversores de todo el mundo debido a las numerosas e importantes ventajas que ofrece este país. Suiza, situada en el corazón de Europa, es conocida por su economía estable, alto nivel de vida, neutralidad política y sistema jurídico fiable. He aquí las principales ventajas de crear una empresa en Suiza.

  1. Estabilidad económica y política

Suiza tiene una de las economías más estables del mundo, con una inflación baja y un PIB per cápita elevado. El sistema político del país, basado en el federalismo y la democracia directa, proporciona una gobernanza estable y predecible, lo que lo hace atractivo para las empresas.

  1. Sistema fiscal favorable

Suiza ofrece uno de los regímenes fiscales más favorables del mundo para las empresas, especialmente las que operan a escala internacional. El país ofrece tipos competitivos del impuesto de sociedades, así como una serie de incentivos fiscales y tratados de doble imposición con muchos países.

  1. Prestigio y reputación

Establecer una empresa en Suiza da prestigio a un negocio y refuerza su reputación a escala internacional. Suiza es conocida por sus elevadas normas de conducta empresarial, honradez y fiabilidad, lo que puede aumentar considerablemente la confianza de clientes y socios.

  1. Multilingüismo y multinacionalidad

Suiza es un país multilingüe y multinacional, lo que facilita la realización de negocios internacionales. Las lenguas oficiales del país son el alemán, el francés, el italiano y el romanche, mientras que el inglés se utiliza ampliamente en la comunicación empresarial. Esto crea un entorno favorable para las empresas que desean operar en los mercados europeos y mundiales.

  1. Infraestructura desarrollada

Suiza ofrece infraestructuras de alta calidad, incluidas modernas redes de transporte, servicios de telecomunicaciones fiables y tecnologías avanzadas. Esto proporciona a las empresas un cómodo acceso a los mercados europeos y mundiales y facilita unas operaciones comerciales eficientes.

  1. Protección de la propiedad intelectual

Suiza ofrece una protección estricta de los derechos de propiedad intelectual, que es fundamental para las empresas dedicadas a la innovación y el desarrollo. El país es miembro de numerosos convenios internacionales sobre protección de la propiedad intelectual, lo que garantiza una protección eficaz de los derechos e intereses empresariales.

  1. Mano de obra altamente cualificada

Suiza es famosa por su mano de obra altamente cualificada y multilingüe. El sistema educativo y la formación profesional del país garantizan un flujo constante de profesionales con talento en todos los campos.

Conclusión

Establecer una empresa en Suiza ofrece muchas ventajas, como la estabilidad económica y política, un sistema fiscal favorable, prestigio internacional, una población multilingüe y cualificada y una estricta protección de los derechos de propiedad intelectual. Estos factores hacen de Suiza uno de los países más atractivos para hacer negocios a escala internacional.

 ¿Cuáles son las diferentes formas de crear una empresa en Suiza?

Establecer una empresa en Suiza atrae a empresarios de todo el mundo por su economía estable, su alto nivel de vida y su atractivo sistema fiscal. Suiza es conocida por sus enfoques innovadores de los negocios, así como por su estricta confidencialidad y protección de las inversiones. En este artículo examinaremos las principales formas de crear una empresa en este país, cubriendo aspectos como los tipos de entidades jurídicas, el proceso de constitución y los requisitos básicos.

Tipos de entidades jurídicas

Existen varias formas de entidades jurídicas en Suiza, de las cuales las siguientes son las más populares:

  • Sociedad de responsabilidad limitada (GmbH o SARL). Este tipo de sociedad es adecuado para pequeñas y medianas empresas. El capital mínimo autorizado es de 20.000 CHF. Los fundadores pueden ser personas físicas o jurídicas, y los directores de la empresa deben ser residentes suizos.
  • Sociedad Anónima (AG o SA). Esta forma es adecuada para grandes empresas y requiere un capital autorizado mínimo de 100.000 CHF, de los cuales el 50% debe desembolsarse en el momento de la constitución. Al menos uno de los directores debe ser residente en Suiza.
  • Sociedad de responsabilidad limitada (Kommandit). Adecuada para empresas familiares, no exige un capital mínimo autorizado. La responsabilidad de los fundadores depende de su aportación al capital autorizado.
  • Sucursal de una empresa extranjera. Una empresa extranjera puede establecer una sucursal en Suiza, que estará sujeta tanto a la legislación local como a la internacional.

Proceso de registro de empresas

El proceso de creación de una empresa implica los siguientes pasos:

  1. Selección y verificación del nombre de la empresa. El nombre debe ser único y reflejar el alcance de las actividades de la empresa.
  2. Preparación de los documentos constitutivos. Incluye la redacción de los estatutos de la empresa y el acta de la asamblea constituyente.
  3. Apertura de una cuenta bancaria e ingreso del capital autorizado.
  4. Inscripción en el Registro Mercantil. Este paso consiste en presentar todos los documentos necesarios a la autoridad regional competente. Tras el registro, la empresa recibe un estatuto jurídico.
  5. Inscripción en el servicio fiscal y obtención de un número de identificación fiscal.
  6. Inscripción en la Seguridad Social.

Requisitos básicos

  • La empresa debe tener domicilio social en Suiza. La empresa debe tener una oficina real en el país.
  • Cumplimiento fiscal. Suiza ofrece tipos impositivos atractivos, pero exige un cumplimiento fiscal estricto.
  • Cumplimiento de la normativa del sector. En función del sector, pueden ser necesarias licencias o permisos específicos.

Crear una empresa en Suiza es un proceso complejo que requiere atención a los detalles y comprensión de la legislación local. Por esta razón, muchos empresarios confían en los servicios de empresas jurídicas y de consultoría locales. Un enfoque adecuado y una planificación cuidadosa pueden ayudar a evitar posibles dificultades y garantizar el éxito de la creación de una empresa en una de las economías más estables y prósperas del mundo.

 ¿Es necesario tener un domicilio social en Suiza?

Un domicilio social es la dirección oficial de una empresa que está registrada ante las autoridades públicas y se utiliza para la correspondencia legal, las notificaciones fiscales y como sede social. Esta dirección se inscribe en el Registro Mercantil y es información pública.

Necesidad de un domicilio social en Suiza

  1. Cumplimiento de la legislación. La legislación suiza exige que toda empresa tenga su domicilio social en Suiza. Esto confirma la legalidad y transparencia de la empresa, garantizando su reconocimiento nacional e internacional.
  2. Obligaciones fiscales. El domicilio social de una empresa afecta a su situación fiscal y determina la jurisdicción fiscal aplicable. En Suiza, los tipos impositivos pueden variar de un cantón a otro, por lo que la elección del domicilio puede tener un impacto significativo en las obligaciones fiscales de una empresa.
  3. Reputación y confianza. Tener un domicilio social en Suiza aumenta la confianza de clientes, socios e instituciones financieras. También mejora la reputación de una empresa, ya que Suiza se asocia con altos estándares empresariales.
  4. Servicios postales y administrativos. Un domicilio social suele ir acompañado de servicios de oficina virtual, que pueden incluir servicios postales, atención telefónica y asistencia en la gestión de documentos. Esto es especialmente útil para los empresarios extranjeros que no tengan una presencia permanente en el país.
  5. Utilización con fines de marketing y comunicación. El domicilio social suizo puede utilizarse en materiales de marketing, en el sitio web de la empresa y en la correspondencia comercial, lo que refuerza la imagen de la empresa y ayuda a atraer clientes e inversiones.

Cómo obtener un domicilio social en Suiza

Para obtener una dirección legal, las empresas suelen recurrir a empresas de servicios especializadas que ofrecen servicios de alquiler de oficinas virtuales o espacios de trabajo. Es importante elegir un proveedor de servicios fiable que no solo proporcione una dirección, sino también apoyo en el registro de la empresa, la teneduría de libros y la contabilidad fiscal.

En conclusión, un domicilio social en Suiza no es sólo un requisito formal; desempeña un papel clave a la hora de legalizar y respaldar una empresa, facilitar la planificación fiscal, mejorar la reputación y garantizar una administración eficaz. Teniendo en cuenta estos aspectos, elegir el domicilio legal adecuado es un paso importante para el éxito de la creación y el desarrollo de una empresa en Suiza.

 ¿Es posible abrir una sucursal de una empresa extranjera en Suiza?

Abrir una sucursal en Suiza es un movimiento estratégico que puede reforzar significativamente la presencia de una empresa extranjera en el mercado europeo, mejorar su acceso a recursos cualificados y aprovechar el entorno económico y político estable del país. En este artículo examinaremos más de cerca el proceso de apertura de una sucursal de una empresa extranjera en Suiza, incluidos los requisitos legales, los trámites de registro y los puntos clave a tener en cuenta.

Marco jurídico

La legislación suiza permite a las empresas extranjeras establecer sucursales en el país, dándoles la oportunidad de hacer negocios con su propia marca y en las mismas condiciones que las empresas locales. Una sucursal de una empresa extranjera en Suiza no se considera una entidad jurídica independiente, sino que forma parte de la empresa matriz, lo que tiene ciertas implicaciones fiscales y de gestión.

Registro de sucursales

El proceso de registro de una sucursal incluye varios pasos clave:

  1. Elección del domicilio legal. Para registrar una sucursal en Suiza, es necesario tener una dirección legal en Suiza. Puede ser la dirección de una oficina alquilada o de un servicio de oficina virtual.
  2. Preparación y traducción de documentos. Es necesario preparar los documentos estatutarios de la empresa matriz, así como la decisión sobre el establecimiento de la sucursal, notariados y traducidos a una de las lenguas oficiales de Suiza (alemán, francés, italiano o romanche).
  3. Nombramiento de un director de sucursal. El director de la sucursal debe ser nombrado para representar los intereses de la sucursal en Suiza y normalmente debe ser residente en Suiza.
  4. Inscripción en el Registro Mercantil. Todos los documentos recopilados y preparados se presentan en el registro mercantil local. Una vez verificada la información facilitada, la sucursal se inscribe en el registro y se autoriza su funcionamiento.
  5. Registro en las autoridades fiscales y de la seguridad social Una vez registrada la sucursal, es necesario darse de alta en las autoridades fiscales y de la seguridad social.

Puntos clave a los que hay que prestar atención

  • Responsabilidad fiscal. Aunque la sucursal forme parte de una empresa extranjera, está sujeta a tributación en Suiza por los ingresos obtenidos en el país.
  • Informes y contabilidad. La sucursal está obligada a llevar un registro de sus actividades conforme a las normas suizas y a presentar informes anuales.
  • Responsabilidad jurídica. Aunque una sucursal no es una entidad jurídica independiente, puede ser considerada legalmente responsable en Suiza y debe cumplir las leyes y normativas locales.

Abrir una sucursal de una empresa extranjera en Suiza puede ser un paso importante para ampliar su negocio y reforzar su presencia internacional. Sin embargo, el proceso requiere una planificación cuidadosa, conocimiento de las leyes y normativas locales y atención a los detalles del registro y las operaciones posteriores. El establecimiento con éxito de una sucursal abre el acceso a las oportunidades económicas y financieras de Suiza, fomenta la credibilidad de la marca y contribuye al desarrollo ulterior de la empresa.

 ¿Puede un extranjero abrir una empresa en Suiza?

La apertura de una empresa en Suiza por parte de extranjeros es un proceso asequible y factible que atrae a empresarios de todo el mundo debido a su economía estable, su política fiscal favorable y su alto nivel de vida. Suiza es conocida como uno de los centros financieros más fiables y seguros del mundo, lo que la convierte en un lugar atractivo para hacer negocios. En este artículo veremos cómo un extranjero puede abrir una empresa en Suiza, destacando los aspectos clave y los requisitos para el registro, así como los beneficios potenciales y los retos a los que puede enfrentarse.

Principales tipos de empresas para extranjeros

Los empresarios extranjeros pueden elegir entre varias formas básicas de entidades jurídicas para registrar su empresa en Suiza:

  • Sociedad de responsabilidad limitada (GmbH/Sàrl). Es una opción muy popular entre las PYME y requiere un capital autorizado mínimo de 20.000 CHF.
  • Sociedad anónima (AG/SA). Adecuada para grandes empresas con un capital autorizado mínimo de 100.000 CHF, de los cuales el 50% debe aportarse en el momento de la constitución.
  • Empresario individual (Einzelunternehmen/Entreprise individuelle). Una opción para empresarios individuales que planean operar sin crear una entidad jurídica.

Proceso de inscripción

  1. Preparación de la documentación. Es necesario preparar los estatutos de la empresa, la escritura de constitución y otros documentos pertinentes, que deben ser legalizados ante notario.
  2. Selección del nombre. El nombre de la empresa debe ser único y no inducir a error sobre las actividades de la empresa.
  3. Abrir una cuenta bancaria. Para depositar el capital autorizado, debe abrirse una cuenta bancaria en un banco suizo.
  4. Inscripción en el Registro Mercantil. Una vez autorizados todos los documentos, la empresa debe inscribirse en el Registro Mercantil suizo.
  5. Registro fiscal y seguridad social. La empresa debe estar registrada en las autoridades fiscales y de la seguridad social.

Requisitos y restricciones

  • Residencia de los administradores. Al menos uno de los administradores de la empresa debe residir en Suiza. Este requisito garantiza que la empresa esté representada en Suiza.
  • Domicilio legal. La empresa debe tener un domicilio social en Suiza, lo que puede requerir el alquiler de oficinas o servicios de oficina virtual.

Ventajas y retos

Ventajas:

  • Entorno económico estable y fiable.
  • Atractivo sistema fiscal con oportunidades de planificación fiscal.
  • Un alto nivel de confidencialidad y protección de las inversiones.
  • Acceso a recursos laborales cualificados e infraestructuras desarrolladas.

Desafíos:

  • Elevados requisitos de capital autorizado para determinados tipos de empresas.
  • La necesidad de un director residente.
  • Dificultades para abrir cuentas bancarias a los empresarios extranjeros.

En conclusión, la apertura de una empresa en Suiza por extranjeros es factible y puede ofrecer importantes ventajas empresariales. Sin embargo, el proceso requiere una planificación cuidadosa, una comprensión de los requisitos legales y fiscales locales, y la voluntad de cumplir con todos los requisitos reglamentarios. A los empresarios extranjeros puede resultarles útil solicitar la asistencia de bufetes de abogados y consultorías locales para facilitar el proceso de registro y gestión de una empresa en Suiza.

 ¿Puedo obtener un permiso de residencia al crear una empresa en Suiza?

Obtener un permiso de residencia en Suiza mediante la constitución de una empresa es una opción interesante para muchos empresarios extranjeros que desean no sólo desarrollar su negocio en una de las economías más estables y seguras del mundo, sino también asegurarse un alto nivel de vida para ellos y sus familias. Suiza, conocida por sus estrictas pero justas normas de inmigración, ofrece varias formas de obtener un permiso de residencia, incluida la creación de una empresa. En este artículo veremos qué condiciones y requisitos hay que cumplir para ello.

Requisitos básicos para obtener un permiso de residencia

Para poder obtener un permiso de residencia en Suiza mediante la creación de una empresa, un empresario extranjero debe cumplir los siguientes criterios:

  1. Crear o comprar una empresa existente en Suiza. El empresario debe crear una nueva empresa o adquirir una participación en una empresa existente. Es importante que la empresa tenga perspectivas comerciales reales y contribuya al desarrollo económico de la región.
  2. Contribución a la economía del país. La empresa debe crear puestos de trabajo para la población local o contribuir de forma significativa al desarrollo económico de la región.
  3. Sostenibilidad financiera. El empresario debe demostrar su solidez financiera, su capacidad para mantenerse a sí mismo y a su familia y para proporcionar una financiación estable a su empresa en Suiza.
  4. Cualificaciones y experiencia empresarial. Se podrá exigir al candidato que acredite su experiencia y cualificaciones en el ámbito empresarial correspondiente.
  5. Integración en la sociedad suiza. Se valora positivamente la capacidad del solicitante para integrarse en la sociedad, incluido el conocimiento de una de las lenguas oficiales del país.

Procedimiento de solicitud

El proceso de solicitud de un permiso de residencia comienza con la preparación de un plan de negocio y la recopilación de los documentos necesarios que demuestren el cumplimiento de los requisitos anteriores. La solicitud se presenta a través de las autoridades locales de migración del cantón donde se vaya a desarrollar la actividad empresarial. Tras una evaluación preliminar de los documentos, se puede conceder al solicitante un permiso de residencia por un período de un año con posibilidad de prórroga posterior.

Dificultades potenciales

Uno de los principales retos es demostrar que la empresa aportará beneficios significativos a la economía suiza. Esto requiere una planificación empresarial cuidadosa y bien fundamentada, así como la voluntad de invertir fuertemente en el desarrollo de la empresa. Además, algunos cantones pueden tener sus propios requisitos y cuotas adicionales para los permisos de residencia.

Conclusión

Obtener un permiso de residencia en Suiza mediante la creación de una empresa es posible, pero requiere un esfuerzo y una inversión considerables. Es importante abordar el proceso con pleno conocimiento de todos los requisitos y la voluntad de trabajar en su proyecto en Suiza a largo plazo. Buscar ayuda profesional de especialistas en migración y consultores empresariales puede facilitar mucho el proceso y aumentar las posibilidades de éxito.

 ¿Qué estipulan los estatutos de una empresa registrada en Suiza?

Los estatutos de una empresa registrada en Suiza son un documento clave que define los principios básicos de su funcionamiento, la estructura de gestión, los derechos y obligaciones de los accionistas y otros aspectos importantes de su actividad. El derecho de sociedades suizo impone requisitos estrictos sobre el contenido de los estatutos para garantizar la transparencia empresarial y proteger los intereses de todas las partes interesadas. En este artículo, examinaremos las principales secciones y disposiciones que suelen prescribirse en los estatutos de una sociedad registrada en Suiza.

Información básica sobre la empresa

Los estatutos comienzan con el nombre completo de la empresa, su domicilio social y la forma de propiedad (por ejemplo, sociedad anónima (AG) o sociedad de responsabilidad limitada (GmbH)). Esta información sirve para identificar a la empresa en el ámbito jurídico.

Objetivo de la actividad

Los estatutos deben establecer claramente el objeto social de la empresa. Esto incluye una descripción de las actividades a las que la empresa está autorizada a recurrir para alcanzar sus objetivos empresariales. La legislación exige que los objetivos sean específicos y claros, excluyendo así la posibilidad de dedicarse a actividades ilegales o no autorizadas.

Capital autorizado

Esta sección especifica el importe del capital autorizado de la empresa, así como información sobre su división (por ejemplo, número de acciones, su valor nominal y tipos). Existen diferentes requisitos mínimos de capital autorizado para las distintas formas de propiedad.

Estructura de gestión

Los estatutos deben contener una descripción detallada de la estructura de gobierno de la empresa, incluidos los poderes y la composición de los órganos de gestión, como el consejo de administración y la dirección ejecutiva. También establece las normas para las juntas de accionistas, incluida la frecuencia, el procedimiento de convocatoria, el quórum y los principios de votación.

Derechos y obligaciones de los accionistas

Los estatutos establecen los derechos y obligaciones de los accionistas, incluido el derecho a percibir dividendos, la participación en la gestión de la empresa y el derecho a la información. También pueden especificarse las condiciones para transferir acciones y las restricciones a su venta.

Información financiera y auditoría

Esta sección establece los requisitos de información financiera y auditoría, de conformidad con las leyes y normas suizas. Describe cómo elaborar, aprobar y publicar el informe anual, así como las normas de auditoría, en caso necesario.

Varios

Los estatutos también pueden contener diversas disposiciones adicionales relativas, por ejemplo, a la reorganización o liquidación de la empresa, las modificaciones de los estatutos y otras condiciones y procedimientos necesarios para el funcionamiento eficaz y legal de la empresa.

Conclusión

Los estatutos de una empresa registrada en Suiza son un documento fundamental que define los aspectos clave de su funcionamiento y gestión. Una redacción cuidadosa y competente de los estatutos no sólo garantiza el cumplimiento de la legislación suiza por parte de la empresa, sino que también sirve para proteger los intereses de todos los participantes en el negocio. Es importante tener en cuenta todos los requisitos legales pertinentes y las mejores prácticas a la hora de redactar los estatutos, lo que a menudo requiere la participación de abogados cualificados especializados en Derecho de sociedades suizo.

 ¿Cuánto se tarda en crear una empresa en Suiza?

Crear una empresa en Suiza es un proceso que requiere una planificación cuidadosa y el cumplimiento de los procedimientos legales locales. El tiempo necesario para crear una empresa puede variar en función de varios factores, como el tipo de forma jurídica elegida, la eficacia de la preparación de documentos y la rapidez de los trámites gubernamentales y bancarios. En este artículo, examinaremos las principales etapas de la creación de una empresa en Suiza y calcularemos el tiempo necesario para cada una de ellas.

  1. Fase preparatoria

En esta fase es importante llevar a cabo una planificación preliminar, elegir el nombre de la empresa, decidir el tipo de forma jurídica (por ejemplo, GmbH o AG) y elaborar un plan de negocio. También es importante empezar a preparar los documentos de constitución necesarios. Esta fase puede durar de unos días a unas semanas, dependiendo de la complejidad de la estructura de la empresa y de la rapidez de la toma de decisiones.

  1. Preparación y certificación notarial de documentos

Los documentos, incluidos los estatutos y la escritura de constitución de la empresa, deben prepararse y legalizarse ante notario. Para los empresarios extranjeros, puede ser necesaria la traducción de los documentos a una de las lenguas oficiales de Suiza. Este proceso puede llevar de 1 a 2 semanas.

  1. Abrir una cuenta bancaria e ingresar el capital autorizado

Antes de registrar una empresa, hay que abrir una cuenta bancaria corporativa en un banco suizo e ingresar el capital autorizado. El procedimiento de apertura de la cuenta y la verificación de los documentos por el banco pueden durar de unos días a varias semanas, sobre todo si se exige una verificación adicional a los ciudadanos extranjeros.

  1. Inscripción en el registro mercantil

Tras legalizar los documentos ante notario y depositar el capital social, debe presentarse una solicitud de inscripción de la empresa en el registro mercantil. El proceso de solicitud e inscripción de la empresa en el registro suele durar entre unos días y dos semanas.

  1. Obtención de los permisos necesarios y registro ante las autoridades fiscales

Dependiendo del alcance de las actividades de la empresa, pueden ser necesarios permisos o licencias especiales. También hay que registrar la empresa en las autoridades fiscales y de la seguridad social. Esta fase puede durar de unos días a unas semanas.

Estimación final del tiempo

Por término medio, el proceso de creación de una empresa en Suiza puede durar entre 4 y 8 semanas, desde el inicio de la preparación de los documentos hasta la obtención de todas las autorizaciones necesarias y el registro final de la empresa. No obstante, tenga en cuenta que las circunstancias particulares, como la necesidad de obtener licencias especiales o los retrasos en los trámites bancarios y gubernamentales, pueden aumentar este plazo.

Conclusión

Establecer una empresa en Suiza es un proceso que requiere una planificación cuidadosa y el cumplimiento de los requisitos legales locales. Se aconseja a los empresarios que deseen minimizar el tiempo y las complejidades asociadas al registro que busquen la ayuda de agencias jurídicas y de consultoría especializadas que tengan experiencia en trabajar con clientes extranjeros y estén familiarizadas con las peculiaridades de la legislación suiza.

 ¿Qué tipo de actividades puede realizar una empresa en Suiza?

Las empresas pueden dedicarse a una amplia gama de actividades en Suiza gracias a su economía estable, alto nivel de vida, atractivo sistema fiscal y estratégica situación geográfica en el centro de Europa. Sin embargo, es importante entender que determinadas actividades pueden requerir permisos o licencias especiales, así como el cumplimiento de estrictos requisitos normativos. En este artículo, examinaremos las distintas áreas en las que pueden operar las empresas suizas y las particularidades de hacer negocios en ellas.

Servicios financieros

Suiza es conocida por sus sectores bancario, de gestión de activos y de seguros. Las empresas de este sector están sujetas a la regulación de la Autoridad Suiza de Supervisión de los Mercados Financieros (FINMA) y deben cumplir estrictos requisitos legales, incluidos los de capital, gestión de riesgos y lucha contra el blanqueo de capitales.

Comercio y comercio electrónico

Suiza es un mercado atractivo para el comercio y el comercio electrónico debido a su alto nivel de renta y a una infraestructura logística bien desarrollada. Las empresas pueden dedicarse al comercio minorista y mayorista, incluido el transfronterizo, pero deben cumplir las leyes locales de protección del consumidor y la normativa fiscal.

Tecnologías de la información e innovación

El sector de la informática y la alta tecnología está creciendo con fuerza en Suiza, atrayendo a start-ups y grandes empresas tecnológicas gracias al acceso a profesionales cualificados y al apoyo a la innovación. Las empresas de este ámbito pueden trabajar en desarrollo de software, seguridad de la información, inteligencia artificial y otras tecnologías avanzadas.

Farmacéutica y biotecnología

Suiza es uno de los líderes mundiales en el campo de los productos farmacéuticos y la biotecnología, y muchas grandes empresas internacionales tienen su sede en el país. Para operar en este campo, es necesario cumplir normas estrictas de calidad y seguridad, y obtener licencias y certificados.

Turismo y hostelería

El sector turístico también desempeña un papel importante en la economía suiza, atrayendo a los turistas con sus servicios hoteleros de lujo, sus paisajes naturales únicos y su rico patrimonio cultural. Las empresas que operan en este campo pueden ofrecer una gran variedad de servicios, desde la organización de excursiones hasta la gestión de hoteles y restaurantes.

Producción y exportación

Suiza también es conocida por su fabricación de calidad, que incluye relojes, equipos médicos, productos químicos y mucho más. Las empresas manufactureras pueden aprovechar el lucrativo potencial de exportación, pero deben tener en cuenta los requisitos en materia de normas de calidad y certificación de productos.

Conclusión

Suiza ofrece un entorno favorable para una gran variedad de actividades empresariales, pero el éxito empresarial requiere un cuidadoso estudio de mercado, una comprensión de las leyes y normativas locales y la voluntad de cumplir altos niveles de calidad e innovación. Dependiendo del campo de actividad, las empresas pueden enfrentarse a diferentes requisitos de licencia y certificación, por lo que es importante planificar con antelación y consultar con expertos locales cuando sea necesario.

 ¿Tiene que tener empleados una empresa en Suiza?

La legislación suiza no exige explícitamente que una empresa tenga un número determinado de empleados. La decisión de contratar personal suele depender de la naturaleza y el alcance específicos de la actividad de la empresa y de su capacidad para garantizar el cumplimiento de la legislación laboral, de seguridad social y fiscal.

Empresarios autónomos y pequeñas empresas

Es bastante normal que los empresarios individuales y las pequeñas empresas dirijan su negocio sin contratar empleados. En estos casos, el propietario de la empresa puede realizar él mismo todas las funciones necesarias o recurrir a la subcontratación y a autónomos para realizar tareas específicas.

Medianas y grandes empresas

Para las medianas y grandes empresas, especialmente las que se dedican a la fabricación, el comercio o la prestación de servicios a gran escala, contar con una plantilla de empleados se convierte en una necesidad. Una gestión empresarial eficaz en estos casos requiere delegar responsabilidades y crear un equipo de profesionales.

Obligaciones del empresario

Las empresas que deciden contratar empleados deben cumplir estrictamente la legislación laboral suiza, entre otras cosas:

  • Formalización de los contratos laborales;
  • Garantizar que las condiciones de trabajo cumplen las normas de seguridad e higiene;
  • Pago de salarios que cumplan las normas mínimas o los términos de los convenios colectivos;
  • Pago de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Ventajas e inconvenientes de contratar empleados

Ventajas:

  • Ampliar las oportunidades de negocio atrayendo a especialistas cualificados;
  • Aumento del volumen y la calidad del trabajo realizado;
  • Capacidad para atender a más clientes y desarrollar nuevos productos o servicios.

Desventajas:

  • La necesidad de desembolsos financieros adicionales para salarios y cotizaciones sociales;
  • Obligaciones legales y responsabilidades como empresario;
  • Posibles riesgos asociados a la gestión de los recursos humanos.

Conclusión

En Suiza no existe un requisito estricto para que las empresas tengan empleados. La decisión de contratar personal depende de muchos factores, entre ellos la naturaleza del negocio de la empresa y sus objetivos. Es importante recordar que, a medida que una empresa crece, puede surgir la necesidad de ampliar el equipo para seguir siendo competitiva y desarrollarse eficazmente. Sin embargo, existen ciertas obligaciones y responsabilidades asociadas a la contratación de empleados, por lo que las empresas deben considerar detenidamente el proceso de contratación y cumplir todos los requisitos legales.

 ¿Cómo elegir el nombre de una empresa en Suiza?

Elegir el nombre de una empresa en Suiza es un paso importante que puede tener un impacto significativo en la percepción de su negocio por parte de clientes potenciales, socios e inversores. El nombre no sólo refleja la esencia de su empresa, sino que también desempeña un papel clave en la construcción de la marca. La legislación suiza establece una serie de requisitos para elegir los nombres de las empresas y también ofrece varias directrices para ayudarle a elegir un nombre apropiado y eficaz. En este artículo veremos cómo elegir el nombre de una empresa en Suiza, teniendo en cuenta los aspectos legales y las estrategias de marketing.

Requisitos legales y comprobación de unicidad

Antes de empezar a elegir un nombre, es importante familiarizarse con los requisitos de la legislación suiza. El nombre debe ser único y diferente de otros nombres de empresa ya registrados para evitar conflictos legales y confusiones. Puede utilizar recursos en línea como la base de datos del registro mercantil suizo (Zefix) para comprobar la unicidad del nombre.

Pertinencia de las actividades de la empresa

El nombre que elija debe reflejar el ámbito de su empresa, ser claro y fácil de recordar para su público objetivo. Esto ayudará a los clientes potenciales a entender inmediatamente a qué se dedica su empresa y llamará la atención sobre sus servicios o productos.

Aspectos lingüísticos

Dado el carácter multilingüe de Suiza (alemán, francés, italiano y romanche), es importante que el nombre de su empresa se perciba positivamente y sea fácil de pronunciar en las principales lenguas del país. Esto ampliará su base de clientes potenciales y simplificará la comunicación con sus socios.

Idoneidad internacional

Si tiene previsto hacer negocios no sólo en Suiza, sino también en el extranjero, elija un nombre que pueda entenderse fácilmente a escala internacional. Evite utilizar palabras difíciles de pronunciar o que puedan tener connotaciones negativas en otras culturas.

Nombre y marcas patentados

Asegúrese de que el nombre que elija no sea una marca ya registrada. Utilizar marcas protegidas puede acarrear problemas legales y la necesidad de cambiar el nombre. Puedes comprobarlo en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) o en un registro nacional de marcas.

Consejos para elegir un nombre

  • Corto y pegadizo: un nombre corto es más fácil de recordar e ideal para la marca.
  • Descriptivo: Un nombre que capte la esencia de su negocio o beneficio clave puede ser una poderosa herramienta de marketing.
  • Flexibilidad: elija un nombre que permita a su empresa crecer y desarrollarse más allá de una estrecha especialización.

Conclusión

La elección del nombre de una empresa en Suiza requiere una cuidadosa consideración de muchos factores, desde los requisitos legales hasta las estrategias de marketing. Un nombre que sea único, atractivo y relevante para su negocio contribuirá a sentar las bases de una marca de éxito y ayudará a desarrollar su empresa en los mercados suizo e internacional.

 Registro mercantil en Suiza

El Registro Mercantil de Suiza, también conocido como Registro Mercantil (Handelsregister), es un elemento clave del entorno empresarial del país. Este registro oficial contiene información sobre todas las empresas y negocios registrados, garantizando que los datos sean transparentes y accesibles para las autoridades gubernamentales, la comunidad empresarial y el público. En este artículo examinaremos la finalidad del registro mercantil suizo, el proceso de inscripción de empresas y la importancia de este sistema para la economía y los negocios del país.

Finalidad del registro mercantil

El registro mercantil en Suiza tiene varios objetivos importantes:

  • Legitimidad jurídica: La inscripción en el Registro Mercantil es un requisito previo para iniciar la mayoría de los tipos de negocio en Suiza. Confirma la existencia legal de la empresa.
  • Transparencia: El Registro proporciona información importante sobre las empresas, como el domicilio social, los directores, las actividades principales y el capital autorizado.
  • Confianza: La presencia de una empresa en el registro aumenta la confianza de clientes, socios e inversores, confirmando la oficialidad y fiabilidad de la empresa.
  • Protección jurídica: El registro protege el nombre de la empresa en toda Suiza, impidiendo el uso de nombres idénticos o similares por parte de otras empresas.

Proceso de inscripción

El proceso de inscripción en el Registro Mercantil suizo implica varios pasos:

  1. Preparación de documentos: En primer lugar, hay que preparar y recopilar todos los documentos necesarios, incluidos los estatutos de la empresa, las actas de las juntas y la prueba de aportación del capital social.
  2. Notarización: Algunos documentos deben ser notariados.
  3. Solicitud: Una vez preparados y ultimados los documentos, se presenta una solicitud de registro en el registro mercantil cantonal correspondiente.
  4. Pago de tasas: Se cobra una tasa de registro, cuyo importe puede variar en función del cantón y de la forma de la persona jurídica.

Acceso a la información

La información del Registro Mercantil está a disposición del público a través del portal oficial en línea Zefix. Este recurso permite buscar empresas por nombre, número de registro o dirección, garantizando la transparencia y accesibilidad de los datos empresariales en Suiza.

Importancia del registro mercantil

El Registro Mercantil desempeña un papel importante en el sistema económico suizo al mantener un alto nivel de confianza y estabilidad en la comunidad empresarial. Promueve un entorno empresarial favorable, atrae la inversión extranjera y apoya la competencia leal. Además, la inscripción en el Registro Mercantil facilita la interacción de las empresas con la administración y las instituciones financieras, facilitando la obtención de préstamos, licencias y permisos.

Conclusión

El registro mercantil suizo es una herramienta fundamental para garantizar la legalidad, la transparencia y la confianza en el entorno empresarial del país. El proceso de registro requiere una cuidadosa preparación y el cumplimiento de los requisitos legales, pero en última instancia permite a las empresas acceder a numerosas oportunidades en el mercado suizo. La inscripción oficial y la presencia en el registro mercantil confirman la seriedad de las intenciones de una empresa y contribuyen a su desarrollo y crecimiento satisfactorios.

Milana

“Suiza ostenta una economía resiliente y estable, establecida sobre los principios de confiabilidad, efectividad y creatividad. Envíeme un correo electrónico y comencemos su negocio en Suiza en unos pocos días.”

Milana Scherbakova

GERENTE DE LICENCIAS

phone1+370 661 75988
email2[email protected]

PREGUNTAS FRECUENTES

Comience el proceso eligiendo un marco legal apropiado, como AG o GmbH. Asegure un nombre comercial distintivo reservándolo a través del Registro Mercantil y formule Estatutos notariales. Cumplir con los requisitos de capital social y presentar la documentación necesaria ante el Registro Mercantil para su inscripción oficial. Adquiera las licencias comerciales esenciales e inscríbase para el registro de impuestos. Establezca una cuenta bancaria corporativa, cumpla con las regulaciones locales y contemple buscar orientación profesional para una experiencia de registro fluida.

Absolutamente, los no residentes tienen la oportunidad de registrar una empresa en Suiza. El país acoge a inversionistas y empresarios extranjeros, alentándolos a establecer negocios. El procedimiento para los no residentes suele ser similar al de los residentes, y existen varias estructuras legales, como AG o GmbH, accesibles para constituir una empresa.

Sí, nuestros especialistas bancarios en Regulated United Europe pueden ayudarlo a abrir una cuenta bancaria tanto física como remotamente, según sus necesidades.

En Suiza, las empresas están sujetas a una tasa federal del impuesto sobre sociedades del 8,5%. Además, los impuestos cantonales y municipales varían, pero la tasa impositiva efectiva general para las empresas generalmente oscila entre el 12% y el 24%.

La duración para registrar una empresa en Suiza puede variar, pero en promedio, el proceso demora aproximadamente 3 semanas. Los factores que influyen en el cronograma incluyen la estructura legal elegida, la integridad de la documentación y la eficiencia de las interacciones con las autoridades reguladoras.

Sí, es posible registrar una empresa en Suiza de forma remota. El país permite la presentación de documentos en línea, lo que permite a los empresarios iniciar y completar el proceso de registro sin estar físicamente presentes.

Equipo de atención al cliente de RUE

Milana

Milana

“Hola, si está buscando comenzar su proyecto o aún tiene algunas inquietudes, definitivamente puede comunicarse conmigo para obtener asistencia integral. Contáctame y comencemos tu aventura empresarial.”

Sheyla

“Hola, soy Sheyla, lista para ayudarte con tus negocios en Europa y más allá. Ya sea en mercados internacionales o explorando oportunidades en el extranjero, ofrezco orientación y apoyo. ¡No dude en ponerse en contacto conmigo!”

Sheyla
Diana

Diana

“Hola, mi nombre es Diana y me especializo en ayudar a los clientes en muchas preguntas. Contácteme y podré brindarle un apoyo eficiente en su solicitud.”

Polina

“Hola, mi nombre es Polina. Estaré encantada de brindarle la información necesaria para lanzar su proyecto en la jurisdicción elegida. ¡Contácteme para obtener más información!”

Polina

CONTACTAR CON NOSOTROS

Por el momento, los principales servicios de nuestra empresa son las soluciones legales y de cumplimiento para proyectos FinTech. Nuestras oficinas se encuentran en Vilna, Praga y Varsovia. El equipo jurídico puede ayudarle con el análisis legal, la estructuración de proyectos y la normativa legal.

Company in Lithuania UAB

Número de registro: 304377400
Año: 30.08.2016
Teléfono: +370 661 75988
Correo electrónico: [email protected]
Dirección: Lvovo g. 25 – 702, 7ª planta, Vilna, 09320, Lituania

Company in Poland Sp. z o.o

Número de registro: 38421992700000
Año: 28.08.2019
Teléfono: +48 50 633 5087
Correo electrónico: [email protected]
Dirección: Twarda 18, 15ª planta, Varsovia, 00-824, Polonia

Regulated United Europe OÜ

Número de registro: 14153440
Fecha: 16.11.2016
Teléfono: +372 56 966 260
Correo electrónico:  [email protected]
Dirección: Laeva 2, Tallinn, 10111, Estonia

Company in Czech Republic s.r.o.

Número de registro: 08620563
Año: 21.10.2019
Teléfono: +420 775 524 175
Correo electrónico:  [email protected]
Dirección: Na Perštýně 342/1, Staré Město, 110 00 Praga

POR FAVOR, DEJE SU SOLICITUD